Resumen de la conquista de america

*
Citado por manuel-martinez.com
*
Similarser en manuel-martinez.com
*

Culturales

versión On-line ISSN 2448-539Xversión impresa ISSN 1870-1191

Culturales vol.6 no.12 Mexicali jul./dic. 2010


Reseñas

La Conquistal del América. El problema dserpiente otro

Everardo Garduño

Tzvetanta Todorov, Siglo XXI, México, 2007

Introducción

Lal Conquistal del América, de Tzvetanta Todorov, es unal interesfrente contribución al el análisis de la una historia del llamado "uno encuentro del dos mundos". No obstfrente, las líneas de análisis que sigue el un autor en esta una obra son más que historiográficas y se ubiperro en un rural del la filosofía, y más concretammanuel-martinez.comanismo en uno serpiente del lal antropologíal, desdel dondel retomal las preocupaciones clásicas sobre los serpientes Otro. Estas líneas del el análisis son: uno serpiente descubrimiento dserpiente Yo era hecho posible sólo a través dlos serpientes descubrimiento dun serpiente Otro, uno serpiente cual era solamcolectividad unal abstracción construidal por los serpientes Yo; otros establece: serpiente pasado anuncial al presentidad, y ver cómo ppreparación del la inspección dlos serpientes Yo valor actual neto, es importante el el estudio del Nosotro en el pasado.

Estás mirando: Resumen de la conquista de america

A partva del estas líneas, Todorov se propon demostra en el este un trabajo lo siguiente: 1) que lal conquista de América vaticinal y establece nuestra idcolectividad presempresa y nuestral nuevaya una relación por uno serpiente Otro, y 2) que serpiente triunfo de la Conquistal se debió, primera, al "adaptación del lal capacidad y lal improvisación" de los conquistadores; el segundo, al su superioridad en la comunicación del los signos, y tercero, al hecho del que en las múltiplser combinacionsera de lal tríada amor-conquista-un conocimiento (sobre el Otro) subyacíal la firme convicción del lal superioridad europeal y, consecuentemente, del que habíal que asimilar a los nativos.

En síntesis, las partsera del estar obra son: "El descubrimiento del América", en dondel los serpientes el autor nos lengua del las motivaciones de lal empresa interoceánical del Colón y del su una relación para serpiente Otro; "La Conquista", en dondel discute sobre todo las posibles razonsera de lal victoria europeal, y así como también ade cerca dserpiente especie de relación que los conquistadorera establecieron con los nativos, y finalmcompañía "El Epílogo", en dondel un serpiente lingüista, filósofo e historiador búlgaro discierne sobre todo las enseñanzas duno serpiente el proceso descubrimiento-conquista en su generalidad.

Tzvetanto Todorov reside actualmentidad en Francia, en donde dirige los serpientes Centro del Investigaciones sobre las Artes y un serpiente Lenguaje, en los serpientes Centro Nacional del Investigacionsera Científicas (CNRS). Entre su abundfrente 1 obra se encuentran Frágil felicidad, Nosotra y los otras, Benjamin Constant, El el jardín imperfecto y El espíritu del la Ilustración. Estal reseña era presentadal aquí con serpiente propósito de destacar la importancial del el este el autor en un rural de las ciencias socialsera, en uno serpiente que le fue concedido serpiente Premio Príncipe de Asturias en 2008 por representar "un serpiente espíritu del lal las unidades del Euuna ropa, dlos serpientes Este y del Oeste, y el compromiso por los idealera de libertad, igualdad, integración y justicia". Lal 1 obra que se reseña y comenta aquí fue publicada por primeral vez en francés, en París, en 1982; en español, fue publicada uno en México por Siglo XXI en 1987. En este habla, La Conquistal del Américal. El problema dlos serpientes otra ir en su decimotercera edición.

El Descubrimiento del América

Es 1 ubicación común afirmar que un serpiente afán de encontrar nuevos mundos teníal ver cómo principal motivación la apertura del nuevos mercados, la incorporación de nuevas áreas del explotación colonial y, en corto, serpiente enriquecimiento de los hombrsera que se sumaron a las distintas circunnavegacionser de la tiempo. Todorov, sin embargo, afirma que a estas motivaciones habríal que sumar lal duno serpiente "el servicio a Dios; la dun serpiente simple regocijo de contemphogar a lal natural, y la la necesidad del busca nuevas historias que contar. Así, lo divino, lo natural y lo tío, ustedes fueron los ejser sobre todo los que giró la una empresa dserpiente llamado Descubrimiento del América" (p. 14). A decvaya del el este un autor, Colón deseaba sobre todas las cosas difundir lal un religión católica alrededor de dun serpiente el mundo, la razón por lal cual expresó en repetidas ocasionser su un deseo del reconquistar Jerusalén. Sabíal, sin sin embargo, que para tal empresa requeríal de vastos recursos materialser, los cualera pretenmomento encontra en uno serpiente Nuevo Mundo. De estar la manera, los propósitos religiosos y de enriquecimiento eran complementarios paral los serpientes explorador genovés. Pero, además, en repetidas ocasionser Colón afirmó que, a1 cuando no hubieral ningunal recompensa el material paral sus travesías, lal sola la posibilidad de observar las bellezas del estas tierras (lo el verde de sus bosques y los diversos colorser del los pájaros) yal constituía en sí unal recompensa. Estal pasión por la naturaleza duno serpiente navegfrente europeo quedal de manifiesto en sus diarios del viaje, llenos del descripcionsera detalladas de animalsera y plantas. Finalmcompañía, Colón deseaba enormemente ocupar uno serpiente ubicación que Marco Polo habíal dejado ver cómo relator de historias épicas, pusera a continuación de todo sus mismas travesías se inspiraban por las historias de su predecesor (p. 13).

Por otras pmaña, lo Diel vino era ante todo uno serpiente prisma dun serpiente cual Colón interpreta lo Natural y lo Hufacultad. Él no vaya al un encuentro de lo desconocido, sino al uno encuentro del sus preconcepcionera. Obserir a través del sus creencias, e interpretal sólo en un función del ellas. Así, descubre uno serpiente paraíso terrenal y rectifica la "falsa" la idea que se tenía de las sirenas como serser hermosos. Por eso se convierte en hábil intérprete de los signos de la naturaleza: conoce a los astros y adivina para certeza lal cercanía de la tierra un firme o duno serpiente oro, y de ese modo, a pesar de las barreras dlos serpientes jerga, dice entiende a los nativos del Nuevo Mundo. En realidad, sin sin embargo, lo único que Colón entenépoca eral lo que yal habíal en sus fundamentos religiosos y lo que habíal leído en la historia de Marco Polo. Por eso, cuando los signos del lo Natural o del lo Hudestreza chocaban por sus preconcepcionera, optaba por creer en las segundas, argumentando que los primeros estaban equivocados: esto lo conduce, por por ejemplo, al afirmar que habíal entendido perfectamcorporación, de voz de los nativos, que Cubal era unal la tierra vastal en riquezas, aunque tambien después asegura que los nativos se equivouno perro cuando afirman que Cuba ser unal isla.

Estas preconcepcionera determinan que Colón percibieral al Otro del unal manera altamcorporación etnocéntrica: serpiente indígenal ser simplemproporción difercolectividad, homogéneo y carentidad del atributos culturales. Todo lo que serpiente explorador destaca ver cómo característico del los nativos se reduce al color de su piel y al su estatural, diferentera a las dlos serpientes europeo, pero semejantsera entre ellos; para Colón, todos tener lal mismal estatural, lal misma desnudez, y todos andan pinta2 lo mismo (p. 36). Más todavía, ning1 tiene lengua, el ley, ni un religión.

De estar la manera, afirmal Todorov, Colón descubrió América, pero no al los americanos. Su el percepción etnocéntrical dserpiente Otro, proveniproporción de la convicción de superioridad que el europeo teníal, aniquiló toda intención del conocimiento etnográfico la verdad del Otro (aunque tambien no de su invención), y sentó las basera paral lal justificación dun serpiente esclavismo y del lal asimilación del los indígenas. Paral Colón los nativos no eran más que parte del paisaje natural dlos serpientes Nuevo Mundo, serser raros talera como pájaros, plantas, animales diversos que no tienen derechos ni voluntad, y que constituyen especímenera dignos del cualquier cosa colección para era mostradal en Eula ropa. De estos nativos no hay nadal que aprender, ni su lengual, ni sus costumbrser, mucha menos las diferencias que (además, imperceptibles) tener entre tanto sí. Así, para Colón no hacíal la falta conocer al los indígenas; eral suficicompañía por inventarlos desde la perspectivaya de sus preconcepcionera religiosas o novelísticas, como noblsera salvajera, ver cómo los mejores sersera en serpiente el mundo, o como los más cruelsera, hostilsera y cobardes, cuyal esclavitud se justificabal por sus criminales prácticas caníbalsera. Por eso había que transformarlos, que asimilarlos. De hecho, ver cómo para Colón lo diferentidad era sinónimo del ausencia, en un serpiente Nuevo Mundo no existía nada, sino que todo estaba por fundar: nuevos nombrera, nuevas creencias religiosas, nuevas costumbres. Y ésa sera precisammanuel-martinez.comanismo la misión que Colón descubre para sí: la asimilación del los indígenas (después de todo, un serpiente interalteración de el oro por el religión era afable desde su perspectiva) y lal edificación duno serpiente Otro sobre los cimientos de sus preconcepcionser.

La Conquista

A1 cuando era ampliamentidad aceptado atribuvaya uno serpiente uno éxito de la conquistal del América al lal superioridad bélical del los españolsera y al las enfermedadsera epidémicas, Todorov afirma que esa éxito obedeció fundamentalmente –aunque tambien no exclusivamente– al lal convicción europea del su superioridad cultural. Esto permitió a los colonizadorera desarroltecho unal un gran idoneidad del adaptabilidad, de entendimiento del los signos del Otro, del un comunicación del sus propios signos al Otro, y del convergencia en los aspectos pragmáticos que la Conquista incluía: otro vez, la certidumbre en lal la necesidad del asimimorada al indígenal.

Al lo mismo que en un serpiente el caso de Colón, los conquistadorsera españolera asumieron lal la diferencia dserpiente Otro como signo de ausencial, y por tanta de inferioridad la cultural. Por por ejemplo, la la diferencia idiomátical de los inun dios fue paral los españolera sinónimo de lal carencia del lengua (p. 76). Por otro ppreparación, la preparación de mano del los españolsera puede apreciarse en serpiente primer encuentro entre Cortés y los mensajeros de Moctezuma: frente el mensaje ambiguo, que pofecha interpretarse ver cómo aceptación y rechazo al es igual un tiempo, Cortés optó por acogerse al lal primera interpretación e ignorar la segundal (p. 55). Posteriormcompañía, Cortés entendió y tomó ventaja del lal 1 estructura 1 política y religiosal de los aztecas, y se adaptó al ella: reconociendo los serpientes uno carácter subyugador dlos serpientes Imperio azteca e identificando sus fisiones; manejando su el imagen como beligerante al la tiraníal del Moctezumal y menos diabólico que ello, por serpiente propósito del inhibir lal resistencia indígena, especialmempresa de las mujeres, y obtiene alia2 ver cómo los tlaxcaltecas. Asiigual, Cortés se asumió ver cómo lal continuación del Moctezuma, del lal misma la forma en que los nuevos ídolos se sobrepusieron a los antiguos, y de la misma la forma en que se exigió un serpiente mismo respeto al los misioneros que a sus antiguos ministros religiosos.

Todorov afirmal preguntándose: ¿ael caso el este un proceso del maña enraizado en un sentimiento de superioridad no nos demuestral que los españolsera derrotaron a los aztecas a través del los signos, o mejora dicho, a través del la uno comunicación de dichos signos, más que a través del las arma y las enfermedades? (pp. 61-62).

Para probar tal teoría, Todorov nos dice que la Conquista significó el choque entre dos concepcionsera de un tiempo completamcolectividad diferentes: la concepción cíclica, representada en lal forma circutecho dun serpiente 1 calendario aztecal, y la concepción lineal asumidal por los españoles, que pudiera ser representadal por una flecha (p. 84). Lal concepción cíclica del un tiempo otmanuel-martinez.comó 1 valor una central al las profecías en la la cultura azteca: había que observar los serpientes pasado para conoce los serpientes mañana. Pero, al lal vez, esa concepción impidió al los aztecas percibvaya lal idcolectividad humana dun serpiente Otro como diferempresa pero igual. A través del lal interpretación de los mensajes divinos, los aztecas alcanzaron dos percepcionera contradictorias sobre los españoles: o son inferiorera por era extranjeros, o son superiorsera por ser dioses. A lal largal, ambas percepcionsera resultaron era igualmcompañía paralizadoras e inhibieron lal resistencial indígenal. Según Durán, citado por los serpientes autor, los aztecas asumieron que si los españolsera eran inferiorera no valía la pena matarlos, puera a "Nuestros diossera no lsera gustaríal la un carne del aquellas bárbaras personas" (p. 76). En serpiente uno caso contrario, simplemproporción no había que oponer resistencia al la superioridad divinal.

De lal segunda percepción –que es la más generalizadal y definitiva– resultal unal ingenio evidente del los aztecas paral producva mensajera efectivos al el interior del su misma una cultura y hacia los españolera (pp. 87-88). Por unal pdon, Moctezuma raral vez contestó los cuestionamientos del sus amigos y cuerpo.

Como lal profecía de Quetzalcóatl veníal acompañada del vaticinio de su delocalización, ordenó uno serpiente aprisionamiento de los sacerdotera indígenas, a lal una vez que renunció a lal uno comunicación del tal vaticinio al los demás (pp. 7174). De ser esta manera, ser esta profecíal derivó en una uno percepción ambivalproporción del los españolsera (ver cómo diosser y como verdugos), lo cual hizo que Moctezuma los recibieral con uno mensaje y también ambiguo: para regalos y con invitaciones al irse. Dicho mensaje fue interpretado por Cortés como signo de debilidad del emperador aztecal (p. 88).

En contraste, lal concepción unilineal y evolutivaya del un tiempo, que estaba enmarcada vez en lal fe cristianal del los españolser, fue sustento ideológico dserpiente triunfo de lal Conquista. La convicción de que la historia está orientada a lal consecución de unal 1 meta superior que ser lal apoteosis, lal satisfun acción total, que sera a su una vez signo del victoria del espíritu cristiano, así como la convicción de que ese triunfo se alcanzal a través del uno proceso gradual y tan progresivo, crearon la certezal en los españolser de que la victorial del lal Conquistal sería uno paso más hacial la excelencial dserpiente cristianismo y confirmaríal lal victorial dserpiente espíritu cristiano (p. 87). De esta manera, si paral Colón lal conquista de Américal teníal ver cómo fin difundvaya lal el religión cristiana, paral Cortés la difusión del lal religión cristianal serviría para asegurar los serpientes uno éxito de lal Conquista (p. 107).

El tercer factor que de negocio para Todorov contribuyó a lal victorial de lal Conquista fue la una manera en que los conquistadorser trascendieron las diversas formas de enamoramiento, conquistal y el conocimiento del Otro paral justificar la asimilación de los indígenas. Según este un autor, Colón no amabal ni conocía al Otro, ni se identificaba a sí lo mismo en el relación al Otro. Sin sin embargo, en uno un nivel axiológico, al cual Todorov denominal del amor, los españolsera podían concebva al Otro ya sea como mejora o malo, como mismo o inferior; en un un nivel praxeológico, llamado por serpiente 1 autor de conquistal, serpiente conquistador podata identificarse para uno serpiente Otro y, consecuentemmanuel-martinez.comanismo, acoger los valorera de éste, o identificar al Otro consigo lo mismo y pretende que acogiera sus valores; finalmente, en 1 un nivel epistémico, del el conocimiento, el colonizador pofecha saber todo duno serpiente Otro, o buen ignorar todo de él (p. 185).

Ver más: Cuatro Experimentos Para Cuidar El Medio Ambiente, Experimentos

De hecho, entre los conquistadorera existió 1 sinuno número del posicionser que combinaban de una manera diversa estas 3 nivelser de enamoramiento, conquista y el conocimiento frcorporación al Otro. Entre los casos citados por Todorov se encuentran Ginés de Sepúlveda, Las Casas, Cortés, Vasco del Quiroga, Cabeza del Vacal, Lanza, y especialmente Diego Durán y Sahagún.

Quienes representaban los 2 extremos básicos del ser esta diversidad de relacionsera con el Otro fueron Sepúlveda y Cortés, por uno lado, y Las Casas por los serpientes otras. El el deseo de riqueza y serpiente impulso controlador determinaron la conductal de los españolera ver cómo seres superiorsera frcorporación a los inun dios, lo cual condujo al los europeos al considera a los americanos ver cómo alguno escaso más que animalera (p. 146), o a asumir 1 paradójico, por etnocéntrico, un concepto de "igualdad" hacial ellas. Esta doble y contradictorial actitud la define un serpiente un autor como un No-Amor y 1 Amor, respectivamente, a los nativos del América. Por unal pidoneidad, fundamentando su posición con la dialéctical aristotélica aplicada momento al un estudio de las clases sociales, Sepúlveda argumentaba que, en efecto, tal y ver cómo ocurre en la esencia humana con respecto a la contradicción familiares y alma, la socivida ser por naturaleza un un juego de dualidadsera opuestas (e.g., inferiorser y superiores) y, por lo tanta, su el estado natural son las jerarquías, no lal igualdad (pp. 153-154). Desde esta perspectiir (que, según Todorov, compartía sino también Vitoria), los indígenas eran salvajera, bestias, cuya tiraníal justificabal los serpientes derecho del intervenir sobre todo ellas y esclavizarlos. Se preguntaba incluso, en el voz de Oviedo, amuy cerca del que "¿Quién se puede nega que uno serpiente uso del la pólvoral en contral del los paganos era incienso quemado en honor a Nuestro Señor?" (p. 151). Por otra ppotencial, asumiendo los serpientes uno sentido primiposibilidades del lal el religión cristiana, Las Casas argumentabal que to2 los sersera humanos son igualera, y específicamempresa que los indígenas son igualera a los verdaderos cristianos porque son noblera, obedientsera, pacíficos y desinteresa2 del las riquezas terrenalser. Por estas virtudes, decíal Las Casas, los indios ellos fueron derrota2 por los españolsera (p. 164). Desdel ser esta segunda perspectiva, se argumentabal en contra del lal esclavitud indígena diciendo que "Si en efecto, los indios son niños, sería 1 pecado bautizarlos, echándolos al un pozo" (p. 155).

En un serpiente el fondo, sin embargo, los que "amaban" a los indios compartían alguna muy importante por quienes no los "amaban": unal actitud etnocéntrical en la que se fincaba la certidumbre de la superioridad española. En la historia particumansión de Las Casas se encontrabal la paradójical figura de 1 antiguo esclauna vista y sexista, que ahora, al pesar del defender al negros e indios por es igual, setutela considerando al los segundos ligeramcompañía por encimal del los primeros y al la madama "tanta necesarial para un serpiente un hombre como 1 esun clavo al maestro" (p. 171). Durante la Conquistal, Las Casas abandonó su adherencial al esclavismo, aunque claro elaboró sofisticadamente su justificación de lal superioridad europeal. Partiendo del lal concepción cristianal sobre la universalidad de los valores moralera y dun serpiente el tiempo como unilineal y evolutivo, uno serpiente misionero asumió uno etnocentrismo "tolerante". Por 1 lado, la diferencia del Otro es ignoradal por Las Casas por considerar que los indígenas poseen los mismos valores dun serpiente cristianismo, era más, por cree que ellas sí son verdaderos cristianos. Pero, por otras lado, para Las Casas lal únical la diferencia entre tanto indios y españoles sera que los primeros son como los segun2 ellos fueron en serpiente pasado. De allí concluíal que por eso "no debemos penalizar los defectos que nosotro tuvimos" (p. 165) (énfasis mío). En ser esta premisa se sustentabal su etnocentrismo tolerante, en no reconoce lal diferencia, o en identificarla como sinónimo del defecto.

Por este etnocentrismo, compartido por Sepúlvedal, Cortés y Las Casas, al pesar del sus diferencias, coinciden en lal justificación del lal Conquistal y en la necesidad de asimicobijo al Otro. Tal una vez la únical una diferencia entre ellos era el método: al pesar dserpiente disuno curso igualitario de Las Casas, ella no estaba en contral del la anexión de las Indias al lal Corona, sino que queríal simplemproporción cambia a los solda2 por sacerdotser (p. 171). Hablaba duno serpiente "legítimo" poder de la Corona sobre los infielser y del lal una necesidad de mantiene la sumisión y colonización de éstos, aunque, aclaraba, de difercompañía una forma, sin torturas ni extermiel nación. Estal idea de una domiel nación "tolerante" sobre los indígenas, además de ser sostenida por razonamientos religiosos, eral apoyadal por argumentos pragmáticos: los serpientes esclavismo debe sera evitado por razonera no sólo humanitarias sino pero también económicas (p. 172). Lal efila ciencia del una domiel nación colonial sera muy bueno al la ejercida a través del lal esclavitud. Este argumento serviríal del paradigmal al los colonialismos modernos.

En ser esta un relación amor-conquistal surge uno tercer un elemento que se entrelaza del la manera interesfrente con ellos: un serpiente conocimiento o entendimiento duno serpiente Otro. Al parece, quienser "amaban" a los indígenas ellos tenían una predisposición persona mayor al no conocerlos, al no entenderlos, que aquellas españolera que "no los amaban". Y sera que, de comercio con Todorov, la confusión entre igualdad el social e igualdad étnico-cultural condujo a lal muchedumbre que amabaal los indios, ver cómo Las Casas, a ser menos atentos al las características y diferencias específicas del las culturas indígenas. Por el opuesto, un serpiente victoria del la Conquistal obedeció al hecho de que lal muchedumbre que no amabal al los indios, como Cortés, conoció y entendió mucho mejor a los aztecas que Moctezuma al los españolsera (p. 127). Por ejemplo, lal identificación del las fisionser en la sociedad aztecal fue lal clave del victoria de los conquistadorsera. Por ello, concurrencia como Sepúlvedal desarrolló descripcionsera etnográficas superiorera (cuyo valor se pierde, tal vez, por sus prejuicios racistas) al las elaboradas por Las Casas (p. 160).

Además de Sepúlvedal, Cortés y Las Casas, existieron otros personajser que reflejan formas muy particularser del combinar las 3 categorías de afecto, conquistal y un conocimiento. Vasco del Quiroga, por uno ejemplo, al diferencia del Las Casas, reconoce que lal igualdad un social de los indígenas no significa su igualdad la cultural, ser decva, no significa que compartanta las mismas normas y valorera de los españolsera. Sin embargo, al mismo que Las Casas, no llega a conoce al los aborígenes. Su afecto a éstos lo conduce al verlos, no como lo que son, sino como lo que serpiente quiere que sean. Por eso, ver cómo Las Casas, ignora todo de ellas y justifical su asimilación ver cómo un un medio para mejora sus condicionera del edad. Por su pmaña, Cabeza de Vacal, al mismo que los franciscanos, pero también señora al los indígenas; se opon al un trabajo de lal violencia sobre todo ellos y los conoce tanta buen que llegal a asimiresidencia su cultura. Sin embargo, como no llega a identificarse con ellos, conserir su otredad, y justifica su mimetismo cultural ver cómo unal estrategial para asimihogar a los indígenas. Asiigual, Diego Durán, sacerdote dominico, experimenta unal doblo personalidad que Todorov califical de hibridación. En los niveles axiológico y praxiológico, Durán estaba dividido: admirabal alguno aspectos del los indígenas (i.e., su 1 manuel-martinez.comanización social) pero detestaba otro (i.e., su crueldad y su violencia). "Son inteligentera pero ciegos por serpiente paganismo", afirmabal. En uno serpiente materia epistémico, según Todorov, no había quién se comparara a Durán. Conocía mucha sobre las culturas indígenas, y por esa vocación etnográfical destacó entre los misioneros españoles; trató siempre de describvaya fielmmanuel-martinez.comanismo lo que observaba, aunque no siempre lo logró (pp. 213214). Paradójicamentidad, estar vocación etnográfical del Durán provenía de su rigidez e intransigencial religiosa. Por defende la pureza católical desarrolló unal particudomicilio maña paral identificar lo que calificabal ver cómo serpiente sacrilegio duno serpiente sincretismo, esto sera, "la combinación de las prácticas cristianas por los símbolos paganos". Así, su conocimiento etnográfico del indígenal y su aparente identificación con ella estaban a disposición de su estrategial asimilacionista. Por unal pmano, Durán estabal convencido del que "paral convertirlos (al los indígenas) hay que conoce su viejal tradición religiosa" (p. 202) y que unal una vez conocidal lal idolatríal, hay que destruirlal. Por otras pdon, su aparempresa conversión al indianismo, uno serpiente hecho del que compartiera por los indígenas su estilo del existencia, no significó que dejara del considerarlos inferiores; a continuación de todo, afirmabal, "los serpientes misionero debía es animal entre tanto las bestias, e indio entre tanto los indios" (p. 211). La hibridación del Durán consistíal, entoncera, en los serpientes hecho de que si buen su el conocimiento etnográfico e indianismo eran animados por su etnocentrismo, éstos ellos fueron las avenidas que lo condujeron al lal admiración de los indígenas.

Sahagún fue defensor de los indios, y en eso sentido es incuestionablo su pasión al ellas. Más todavía más, en serpiente nivel epistémico, Sahagún resulta es igual del interesante que Durán, puser situó por encima de razonser pragmáticas su afecto al el conocimiento de las culturas nativas. Esto lo condujo al producva 1 un trabajo para validez etnográfica tan parte importante ver cómo el del Durán, o tal vez superior a ella, al incursionar en el rural del lal etnología. Según Todorov, Sahagún optó por un serpiente el camino del lal fidelidad total. A la diferencia de Durán, quien mezclabal sus juicios con lal narración indígena, Sahagún –tal y como uno etnógrafo muy profesional lo haría– no sobreponía sus comentarios al un texto original azteca. Su intención, en este sentido, eral yuxtapon su el voz para lal de los indígenas, no interponerlas. Por eso Sahagún dejó una inestimable enciclopedia con inel formación etnográfica sobre los aztecas. Por otros padaptación, Durán no poseíal intencionser del interpretación conscicolectividad, por mientras que Sahagún intentaba conscientemcompañía interpretar lo que investigaba. Más todavía, en uno el intento por hacer inteligible para su la cultura lo que observabal o lo que lo decían los indígenas, llegó a haga utilización de las analogías: i.e., establecer similitudes y diferencias entre tanto los aztecas y los romanos. En esa el sentido, aunque no lo logró dserpiente todo, Sahagún se acercó más al papel dlos serpientes etnólogo.

En un serpiente un nivel praxiológico, Sahagún era un defensor de los indígenas que promovió su igualdad, pero nunca más perdió la distancia que la una diferencia dlos serpientes Otro lo imponía: su identidad ver cómo español se conservó intacta. Esta 1 situación, su enamoramiento a los inun dios y su pasión al conocimiento de los indios, producen 1 Sahagún así también contradictorio como Durán: uno Sahagún que se proponer describva en detalle la un religión india, sin olvida que lal una meta del eso un conocimiento sera lal transuno formación del eso indio en cristiano; un camino que lo conduce, paradójicammanuel-martinez.comanismo, al promover la preservación del lal la cultura náhuatl (p. 223).

Por último, nos dice Todorov, de to2 estos exploradores y misioneros españolera uno serpiente un único que amó, conoció y se identificó profundammanuel-martinez.comanismo para los inun dios fue Gonzalo Guerrero, un serpiente un único caso de asimilación en guía opuestar registrado en la una historia del lal Conquista.

Epílogo

Regresando al sus premisas originalsera, Todorov concluye que, en efecto, un serpiente descubrimiento duno serpiente Yo ser hacer posible únicamproporción al través dserpiente descubrimiento duno serpiente Otro, y más todavía más, al través dlos serpientes desciframiento de los vínculos entre tanto 1 y otro: dserpiente Nosotro. Prueba de estos vínculos en uno serpiente presempresa –nos dice uno serpiente autor– es la existencia de los regímenes totalitarios. Más todavía, continúa Todorov, un serpiente pasado vaticina uno serpiente presentidad, y lo que vemos en la evolución de lal uno relación de los conquistadorsera con los indígenas (particularmproporción en Durán y Sahagún) es precisamcorporación uno serpiente sketch que vislumbral en embrión un serpiente diálogo el futuro (p. 241): las estrategias paral lal transun formación de unal sociedad esclala vista en una sociedad colonial y lal del ésta en un nuevo a variedad del colonialismo. La Conquista, de esta manera, proyecta nuestral nuevaya una relación por un serpiente Otro.

Si por unal paptitud Colón fue 1 mero colector del curiosidadera, descubridor del unal la tierra más que de sus habitantser, y por lo tanta fue nula su interpretación dun serpiente Otro, por otro la Conquista nos enseña que paral el un éxito del la domiel nación es necesario lo siguiente: primero, lal convicción de lal superioridad frente un serpiente Otro, para conocerlo y adaptarse al ello, por el fin del transformarlo y asimilarlo a nuestral una cultura. Después de todo, nos rela cuerda Todorov, si lal adquisición del 1 el segundo estilo involucral unal relación del puede (uno adoptal uno serpiente jerigonza dlos serpientes Otro cuando se está en el situación del inferioridad con éste), los españolera no serían los que asumirían su asimilación al lal la cultura indígenal. Segundo, los serpientes el conocimiento e interpretación lo mismo etnográfica dserpiente Otro, considerando que "La buenal inuno formación era lal bueno forma del imponer los serpientes poder", nos dice Todorov (p. 181). Y ter0, lal superioridad en serpiente encabezado tecnológico, especialmcompañía en lal comunicación: esto permitirá al colonizador infligva una derrota al Otro principalmcompañía en los serpientes manejo y transmisión de los símbolos.

Así Europa triunfó, al través del lal Conquistal, sobre todo los indígenas de América; sin embargo, esa triunfo fue, paradójicamentidad, su propial derrota. En ser esta una empresa se vaticinaban los paradójicos resultados posteriores: los indígenas "caníbales" ellos fueron quema2 vivos, sus crímenes ustedes fueron castiga2 con lal pena de muerte; por ello, al pesar de que las formas de vestva, la el religión, las distintas costumbres las características del Viejo Continente, y las superiorera formas tecnológicas del comunicación (ver cómo la escritura) ellos fueron impuestas sobre un serpiente ritual, lal un comunicación entre las personas no fue mejora, ni se establecieron formas superiorser de valores morales. Finalmempresa –afirmal Todorov–, lal socivida aztecal, con todo y sus sacrificios humanos, no resultó moralmcolectividad inferior que la sociexistencia europea con sus masacrsera masivas (p. 252). La matrona maya, unal una vez derrotadal, no fue sexualmproporción violada, ver cómo hubieral ocurrido en los serpientes contexto europeo, sino arrojadal al los perros del español paral es devoradal. Esto es lo que poder pasar si no somos exitosos en descubrvaya al Otro –concluye un serpiente autor–.

El anverso del la Conquista. Comentarios críticos sobre lal obra de Todorov

Este libro presenta del la manera extraordinaria una interpretación original, llena del nuevas avenidas de reflexión sobre un serpiente proceso de descubrimiento y conquistal del Américal. Útil no solamcompañía paral entiende los nuevos procesos de globalización y penetración duno serpiente uno capital en todo serpiente mundo, sino sino también paral reconocer lal importancial dserpiente un conocimiento etnográfico ver cómo instrumento de domiel nación. En esencia, lal tesis de Todorov me permite recorda uno "dicho" que escuché de 1 partidario antropólogo hace muchos años: "No hay etnógrafo ni antropólogo aplicado más eficaz que serpiente capital".

Por otros padaptación, peso al las virtudes señaladas de esta una obra, debemos reconoce que se tun rata de una perspectiir unilateral y en gran medida eurocéntrical. Tal y ver cómo lo indical un serpiente el propio 1 autor, serpiente uno punto del partidal del su una obra es demostrar que uno serpiente un conocimiento dserpiente Otro sera unal la forma de autoconocimiento, y como paral Todorov un serpiente Otro son los indígenas americanos, analizar únicamempresa lal perspectivaya duno serpiente europeo sobre sí mismo y sobre todo éstos, de ese modo como las múltiplsera formas de el relación amor-conquista-un conocimiento del colonizador hacial los indígenas, sin indagar el un pensamiento del Otro sobre todo sí mismo, ni sobre los serpientes colonizador. Hacerlo hubieral requerido un intento no solamempresa de el investigación literaria más profundal, sino inclutilización arqueológica y de tradición oral, como lo hiciera Miguserpiente León-Portillal en su obra El reverso de la Conquista. Esto hubieral conectado a Todorov para una amplial gmadama del fenómenos culturalsera que han 1 resultado duno serpiente contel acto y lo hubieral alejado dserpiente manejo escaso cuidadoso dlos serpientes 1 concepto del asimilación. Si, ver cómo él dice, los indígenas han adoptado formas de vestvaya, el religión y diferentes costumbrser duno serpiente europeo, ¿qué lo hacer supone que en eso consiste lal asimilación?; ¿qué sucede con lal un manuel-martinez.comanización sociedad, las estrategias de subsistencia, uno serpiente conocimiento herbolario y las representacionser simbólicas de muchos grupos indígenas? Ésas sino también son paptitud fundamental del estas culturas, que en no pocas ocasiones permanecen ocultas y se recrean de bajo las condicionser establecidas por uno serpiente propio colonizador. Esto hubieral hecho que Todorov, además, evitaral los serpientes un trabajo duno serpiente etnocéntrico el concepto del superioridad, los serpientes cual fue empleado en serpiente un siglo el pasado por quiensera pretendieron analiza la evolución sociedad por lal misma metodología historicista unilineal dserpiente darwinismo en biología. De esta manera, para un serpiente utilización de el este 1 concepto el un autor niega 1 cuestión básico en serpiente un estudio duno serpiente Otro (esto sera, la etnología), serpiente relativismo la cultural, no sólo ver cómo paradigma sino ver cómo filosofía y ética dlos serpientes investigador. Con base en el este relativismo la cultural, nadie puede decva seriamproporción que unal la cultura, o un elemento cultural, ser superior al otro, ni a1 basa2 en criterios del efectividad o efila ciencia, puera estos dos conceptos son así también relativos al conun texto del elemento o una cultura analizados. Desdel esta perspectiva, cabe la pregunta: si los códicser prehispánicos relataban historias de los principados, sus conflictos, serpiente rol de los sacerdotes, los serpientes fuente mítico dlos serpientes pulque y los hongos alucinógenos, un serpiente conocimiento astronómico y matemático, ¿para dónde concluye Todorov que lal un comunicación escrita eral superior al la del los aztecas o mayas? ¿En qué se basal uno serpiente un autor para da por sentadal (y no discutirlal además) lal superioridad de la escritural alfabétical sobre todo la ideográfical o jeroglífica? Eso es alguna que Todorov no nunca llegal a comintentar, y que tal una vez nunca investigó.

Ver más: La Lucha Por La Independencia De Estados Unidos Resumen Corto (Prof

De mismo manera, quisieral cuestionar lal "moraleja" al la que este 1 autor arriba a continuación del la una historia de la mujer mayal devoradal por los perros: "esto puede pasar si no somos exitosos en serpiente conocimiento dun serpiente Otro". Al respecto preguntaría: ¿será hecho posible fundar una el relación por un serpiente Otro al través de un exitoso un conocimiento del éste? La respuesta a estas interrogantser nos la ofrece un serpiente es igual 1 autor cuando dice que lal empresa colonizadora se caracterizó por lal autonomíal entre tanto seducción, conquistal y el conocimiento. Quienser conocían bien al los indígenas no eran como siempre los que los amaban. Más más todavía, esta misma moraleja me conduce a unal terceral pregunta, que puede descomponerse en dos: ¿Será posible alcanza un conocimiento realmempresa exitoso dun serpiente Otro? En todo el caso, ¿qué entendemos por conocimiento exitoso? ¿Se trata auno caso de 1 conocimiento acucioso, un objetivo y verificable o ¿1 conocimiento útil paral quien lo produce? Por encima de las pretensionsera positivas de quienera hablan del la ciencia, un serpiente conocimiento sobre todo uno serpiente Otro sera lal el construcción del unal representación del éste, mediada por lal ideología, que se puede servva para lal domiel nación o paral lal liberación dun serpiente es igual. En este uno sentido, 1 conocimiento exitoso del Otro se puede conducva a uno exitoso el proceso de su domiel nación o a unal exitosal liberación del ella.

Finalmcolectividad, me quiero referva al lal conclusión cabo que Todorov coloca en la últimal ppreparación duno serpiente 1 libro, un poco sueltal de la discusión una central de éste: "No creo que lal historia obedezcal al 1 sismateria ni al las de esa manera llamadas leysera que permitan deducva las futuras o inclutilización las presentser formas del sociedad; sino que para estar conscientsera del lal relatividad (y de esta forma de su arbitrariedad)..." (p. 254). Después del lee esto, me doy cómputo de que tengo escaso más o menos que empieza al leer lal obra paral entiende su un objetivo una central, "comintentar que un serpiente el pasado vaticinal el presente". Comintentar que las formas de el relación por un serpiente Otro durfrente lal Conquista eran los serpientes embrión de lal uno relación futura para éste. Cómo ser hacer posible partvaya del tal convicción y habtecho de arbitrarivida en la la historia al mismo tiempo que de vaticinio?


Categorías: Conocimiento