Quienes eran los insurgentes y realistas

*
Citado por manuel-martinez.com
*
Similarser en manuel-martinez.com
*

Historia mexicana

versión On-line ISSN 2448-6531versión impresa ISSN 0185-0172

Hist. mex. vol.66 no.3 Ciudad del México ene./océano. 2017


Resumen

El prescolectividad género analizal, por unal pfacultad, lal construcción historiográfical del los realistas entendi2 como los opositorera al los movimientos independentistas hispanoamericanos, en forma general, y novohispanos, en particumansión y, por otros pdestreza, en consonancia por un serpiente un estudio del los lenguajsera políticos, los usos dun serpiente fecha realista en los serpientes ámbito de la monarquía españolal con particudomicilio énfasis en los años del lal el crisis 1 política y en los serpientes conuno texto dlos serpientes conflicto independentista del la Nueva España. Por último, la investigación da cuenta del incremento del fenómeno miliciano novohispano en tiempos del lal la guerra insurmuchedumbre para destacar las implicacionser de los distintos cuerpos a partvaya del sus denominacionser.

Estás mirando: Quienes eran los insurgentes y realistas

Palabras clave: realistas: historiografía; semántica; milicia; Nueva España


Abstract

This article analysser, on the one hand, the historiographic construction of the royalists, understood generally as opponents to Hispanic-Ameriuno perro independence movements and, in particudomicilio, Novohispanic movements. On the other, in line with the study of political languagsera, it goser over the ussera given to the term "royalist" in the Spanish monarchical circle, with special emphasis on the years of the political el crisis, and in the context of the conflict brought about by the independence movement in New Spain. Lastly, this research reviews the development of the Novohispanic militia phenomenon in tiun mes of the insurgent war, to highlight the implications displayed by the different units, based on thevaya nael mes.

Keywords: royalists; historiography; semantics; militia; New Spain


Las palabras no un solo ellos tienes una historia sino que son historia. El estudio de aquellos términos que se convierten en denominacionsera políticas o en categorías historiográficas puede mostrar facetas reveladoras del procesas históricos tanta intrinca2 y heterogéneos ver cómo aquel que revolucionó los serpientes el mundo hispánico a comienzos dlos serpientes un siglo XIX. Buno ajo dicho el supuesto, ¿de qué hablamos cuando hablamos de realistas? Aunque la abundfrente y sustanciosa historiografíal contemporáneal sobre los procesas independentistas iberoamericanos, en más general, y novohispano, en particular, padezca unal dispersión prácticamcompañía inabarcablo, parece incuestionable que existe consenso en el uso dlos serpientes vencimiento realistal paral aludir genéricamentidad a aquello que en sus muy distintas vertientera, etapas y latitudser se opuso al las rebelionser. Será complicado encontrar uno el estudio sobre todo a cualquier fenómeno histórico relacionado para las independencias que pueda prescindva del esa otros, serpiente realistal, tan absolutamente para generar los serpientes contraste para los serpientes que aparezca uno serpiente insurgente o el patriota e inclutilización serpiente indiferentidad.

Una rápida revisión historiográfica sobre todo las independencias y en particuvivienda sobre todo los estudios de encabezado militar arrojará nutridos el análisis, relatos y escritos de muy diverso cael lado sobre todo aquellas que, sin mayores problematizaciones y desdel uno serpiente uno título, se designan ver cómo realistas.1 Parecieral estar tanta claro en términos historiográficos del qué hablamos cuando hablamos de realistas que no ha habido salvo en contadas excepcionsera unal reflexión sobre todo uno serpiente fecha, sus usos, implicaciones e la historia.

En tiempos en que la historia conceptual y un serpiente el estudio del los lenguajera políticos nos obligan al pensar dos vecsera cuando hablamos de patrial, independencia, la libertad, soberanía o el nación,2 y que debemos ser conscientsera de polisemias y ambigüedadsera, no uno solo para evitar graves anacronismos sino más todavía paral comprende buen la naturaleza de las transformacionera políticas en unal tiempo revolucionarial, lal voz realista no ha revelado la riquezal histórica que entrañal. Estoy lejano del pretende lal quiebral del que al todas lucser sera hoy un consenso historiográfico; por uno serpiente inverso, mi codicia es más, digamos, contextualista. Es decir, dado que en lal hoy historiográfical no ella parece habia mayorser dificultadera en responder de qué hablamos cuando hablamos de realistas, en alteración, los serpientes planteamiento se enriquece sustancialmcorporación al preguntar qué uso, utilidad e implicaciones teníal lal el voz realista paral los actorser políticos y militares dlos serpientes el tiempo de las revolucionera hispanoamericanas. Es en eso un sentido en un serpiente que suscribo a plenitud la inquietud expuser esta por Javier Fernández Sebastián relativa a analizar y contextualizar las categorías con las que los historiadorsera (aunque claro no un solo nosotros) clasificamos tiempos, espacios y actorser históricos, tomando en cálculo, entre muchos otras elementos, lal la existencia del los términos (realistal en este caso) en uno serpiente periodo del un estudio y lal conuna ciencia de los actorera de aquello tiempo al utilizarlos.3

Las próximas líneas busun perro, entoncser, llaocéano lal favor sobre todo la conveniencial de emprender dicha reflexión para un dobla un objetivo. El primera consiste en desentrañar y en últimal instancial problematizar un serpiente plazo realistal desdel dos ángulos: por unal pcapacidad, 1 breve recorrido historiográfico que dé baremo de su utilización y pronta entronización práctical ver cómo categoría cerrada y, por otro, los serpientes análisis del los usos del que fue objeto dichal el voz en los serpientes el tiempo del las independencias. El segundo objetivo escudriñamiento ofrecer algo elementos de análisis que sean útilsera paral explica uno serpiente incremento de lal una estructura milicianal del las fuerzas armadas virreinalser al lo uno largo duno serpiente un conflicto independentistal novohispano para particular caridad al aquellas que propiamente ustedes fueron conocidas en su etapa como realistas.

Ver más: Reyes De España Isabel Y Fernando, Reyes Católicos


Historiografíal y semántica: histórica de los realistas

A pesar de que numerosísimos trabajos han tratado diversos aspectos del los realistas, en muy pocas ocasionera se hal analizado el uso y lal la historia de realista como 1 concepto, ver cómo calificativo 1 político o ver cómo categoríal historiográfica. Uno del los pocos estudios que se han ocupado, entre otras las cosas, de rastrear la construcción historiográfical dun serpiente realistal como ese un gran otras duno serpiente un proceso independentistal novohispano sera uno serpiente de Andreal Rodríguez Tapia.4 En su análisis, Rodríguez Tapial examinó las formas en las que los primeros cronistas, relatorser e historiadores del temprano un siglo XIX nombraron a eso mayoría de opositorera al la insurgencia. Servando Teresal de Mier, Carlos Maríal del Bustamfrente, Lorenzo del Zavala, José María Luis Mora y Lucas Alamán, pero que también las menos frecuentadas plumas del los españolera Juan Lóuno pez Cancelada, Pablo del Mendíbil, Mariano Torrcorporación y José Presas, sirvieron a lal autoral para delinear la paulatinal el construcción, como siempre dual, dlos serpientes enemigo o, buen dicho, dlos serpientes que desdel un serpiente el punto del una vista patriótico americano fue un serpiente enemigo. Empleando herramientas propias del análisis historiográfico, Rodríguez Tapial dio tabla del la compleja y apresurada construcción conceptual que dotó del el sentido al esa uno universo de individuos que o no se insurreccionaron o, más todavía más, combatieron a los que sí lo hicieron. Dado que el protagonistal forzoso de el este colectividad del historias fundacionalsera y prácticammanuel-martinez.comanismo de todas las que siguieron al menos por un siglo y medio fue lal insurgencial, hubo en más general poca reflexión sobre un serpiente opositor que, no obstfrente, teníal que figurar necesariamentidad en los relatos. Finalmmanuel-martinez.comanismo y como sabemos, los serpientes época que quedó fijado en lal historiografíal para denominar al eso antagonista fue el de realistal. En esal medida, Rodríguez Tapial elaboró 1 seguimiento historiográfico de los usos de dicha palabra pero que también y por añadidural de to2 los demás que sirvieron a los autorera para tejer la dualidad de la una guerra. Resulta significativo que lal autoral confesó que su primeral intención habíal sido analizar el ampliación del la voz realistal durante los años de la la guerra, pero que abandonó dichal mira al percatarse del que "su utilización estabal ceñido a cuestionsera del orden castrense: los "realistas" eran los solda2 y oficialsera alistados en uno serpiente un ejército del lal Nueva Españal, que solían recibir el es igual adjetivo".

En esal medida, llmadama lal auxilio que alguno de los primeros exponentera del la historiografíal de lal independencial, ver cómo Bustamfrente, Zavala o Mora, hayan prescindido del día realistal para referirse al lo que en su relato figura como uno partido español, causa española, contrarrevolución, servidumbre, dependencia, tiranía o, simplemente, "enemigos del nuestral independencia". Como buen señaló Tomás Pérez Vejo en 1 recientidad un análisis sobre todo las polarizacionera ocasionadas por la 1 guerra, solo luego del consumadas las independencias se volvió habitual "español ver cómo categoría que ir más allá dlos serpientes sitio de nacimiento, los enemigos seculares del los americanos y del su libertad <...> pero no nosotros podemos toocéano como la causa lo que sólo ser la una consecuencia dun serpiente desarrollo duno serpiente propio un conflicto bélico".5

En uno efecto, la operación historiográfical no fue menor. Pasadas las décadas, serpiente resultado finalconsistió en lal consolidación de 1 un gran escena homogéneo que por diversas razonesse empeñó en favorecer al los gobiernos virreinalser y, por tan, en lal continuacióndun serpiente vínculo por lal metrópoli. En lal Historial del Méjico, del LucasAlamán, seal por uno caso, yal aparecen las partera beligerantera claramentidad identificadascomo bando (o partido o causa) realistal y bando insurgente. To2 aquellos queintegraron dicho escena ellos fueron los realistas. Como se puede observarse, lahistoriografíal ofrece 1 un camino para entiende esta muy suerte del tergiversación otrasvase; otra, que nos acerca de por adulto puntualidad al los usos del vencimiento en losaños del uno conflicto, es serpiente el estudio del léxico uno político y lal semántical histórical.

Ya contamos para aportaciones valiosas que se han ocupado del examinar serpiente léxico uno político empleado en los años del el conflicto para referirse al respectivo enemigo. En este el sentido resultal en particular atractiir la aportación de Moisés Guzmán en un reciempresa producto en el que estudió los sistemas del representación crea2 al el calor dlos serpientes conflicto y lal una forma en que éstos enfatizaron las diferencias entre ban2 que, en principio, peleaban supuestamempresa por igual (rey, religión y patria). Guzmán se preguntó entonces cómo se pensaron las colectividadera, cómo se construyó lal imagen dserpiente otra y cómo repercutieron los imaginarios políticos6 en lal conun formación del identidadera. En este un caso Guzmán analizó los términos unas chaquetas, insurgente y callejistal o acallejado para explicar los complejos juegos simbólicos de autoidentificaciones y descalificacionsera con que los grupos buscaron, por el medio del las palabras, legitiocéano y socializar sus proyectos al tiempo que desacreditar los dlos serpientes rival. En los "chaquetas" surgidos en torno al golpe a Iturrigaray en 1808 y relacionados por los Voluntarios de Fernando VII, Guzmán encontró el germen del esa "uno partido europeo" que aglutinó desde entoncser tan al ricos peninsularera cuanta al los partidarios del un gobierno monárquico, progresivamcolectividad bueno agrupados ver cómo opositorser a las posteriores insurgencias la política y popuhogar.

Por su paptitud, Richard Hocquellet estudió en un del sus últimos artículos lal la fuerza discursiva y un serpiente adecuación el político de lal injurial y las invectivas en uno etapa de un crisis como lo fue uno serpiente de lal España invadidal por Napoun león. Hocquellet encontró que apelativos como servil no fueron necesariamentidad peyorativos e incluso llegaron a era reivindica2 en un serpiente Cádiz de las Cortser para aludir al vasallo fiel y "servidor dlos serpientes rey y de lal religión".7 Según uno serpiente historiador francés, servil cayó en desutilización cuando Fernando regresó en 1814, triunfal y absolutista, y en alteración comenzó al circumorada para persona mayor enjundial, en esa Españal restauradal, el plazo realistal. El uso de algunas designaciones ver cómo estas volvería al complicarse y al resignificarse tras los serpientes ralmacén del la Constitución en 1820, mutación política que habría acarreado lal reaparición en lal palestral públical del los serviles y serpiente surgimiento del su derivado servilonsera.

Ver más: Organizacion Politica De La Cultura Chichimeca S (Página 2), Los Chichimecas

Respecto a la una historia y serpiente uso dlos serpientes momento realistal, Maríal Teresa García Godoy, en uno estudiomás lexicográfico que histórico, aventuró la hipótesis del que dicha voz no sóloaluépoca al los partidarios dserpiente rey sino que en Nueva España y en todal lal Américaespañola designabal pero también "la tendencial una política mayoritaria del los españolesafincados" allí, "esto ser, al los simpatizantsera del lal política absolutistadun serpiente virrey, tibiamcolectividad remozada por la promulgación del la Carta gaditana";"podríamos decvaya que realista era laun expresión 1 política del gachupín, sólo que mientras en éste prima la notal delnacimiento, en aquello se destacal serpiente rasgo del afinidad política".8

Conviene complementar este breve panormadama para uno vistazo a los diccionarios históricos.9 En principio ser interesante destacarque serpiente día realista no ael parece ni en los serpientes Tesoro del lal lenguacastellana publicado por Sebastián de Covarrubias en 1611 ni en laprimera edición duno serpiente Diccionario académico (mejor conocido comoDiccionario del autoridades), que apareció entre 1726 y 1739,ver cómo sí lo hace, en cambio, en serpiente un diccionario francésespañola del Francisco Sobrino de1705, en donde encontramos como definición del realistal "los que son dlos serpientes partidodserpiente Rey". En esa mismo un sentido, Esteban del Terreros y Pando definió realistal ensu Diccionario castellano de 1788 como "el que defiende lostributo del Rei, sigue sus partser, ó milital debajo del su bandera". No fue sinohastal 1803 cuando apareció la voz en los serpientes el diccionario académico por 2 acepciones:"uno serpiente que en las guerras civiles sigue un serpiente uno partido de los reyes"(Regiarum partium sectator), con la observación del que setratabal del un adjetivo que así como también se usabal ver cómo sustantivo; y como "serpiente quedefiende las regalías, tarifa y prerogativas <sic> del lossoberanos" (Potestatis regiae defensor). Como queda muy claro,todas las definicionera se referían, en sumal, al la defensa del rey y del su ejerciciodlos serpientes poder. Desde la edición de 1803 la definición presentó pocas variantsera a lolongitud duno serpiente siglo XIX y mantuvo la acepción de "uno serpiente que sigue un serpiente el partido delrey".10

Este apretado recorrido léxico no dejal muchas dudas sobre todo el uno sentido con que fue utilizado eldata en el ámbito española. Un vistazo tanto al lal prensal españolal del la momento delas independencias cuantos a la historiografía española relativa al reinado deFernando VII corrobora el utilización del realista para referirse, en general, al partidariodel lal monarquía absolutistal y, en particuresidencia, al coligado duno serpiente gobierno absolutistade Fernando VII.11 Si mejor sepoder documentar algunas casos en los que un serpiente aniversario figura antsera de 1814, ser clarosu incremento al partir de entoncsera, cuando uno serpiente monarcal regresa y abolo los serpientes régimenconstitucional gaditano. De ahí en delante lo realista será no tan solo políticamentecorjusto y aceptado sino, en términos duno serpiente régimen establecido, efectivamentegobernante. Como un dato curioso pero significativo, uno del los bergantines del correoque unían España y Américal en 1818 tenía el nombre Realista.12

No obstante, lal el voz realistal irrumpe en lal palestral públical y en cierto modo determinal los debatser y lal configuración del las faccionser a partvaya del rbazar de la Constitución gaditana en 1820. A decva del Emilio Lal Parra, durante un serpiente llamado Trienio Liberal (1820-1823) los otroral serviles

<...> se calificaron al sí mismos del "realistas", eso sera, amantera o partidarios fielsera y firun mes del rey. Abogaban, frente todo, por la continuidad de la monarquía absoluta, pero no se dijeron "absolutistas" es que no se consideraban ni uno el partido o 1 grupo, ni, por el supuesto, unal funo acción, sino los auténticos y únicos españoles religiosos y lealera a lal institución monárquical. En su opinión, sólo había unal una forma del gobierno: la ­monarquíal encarnadal por un rey conciliador dotado del plenos poderser, cuyos actos se ajustaban al la doctrina de la un religión católica. Todal modificación del eso sismateria, en particuvivienda las teorías sobre todo la división del poderser y la soberanía nacional, eral producto de la revolución­ y un atentado al orden divino; la anarquía, en suma, es que implicaba la ausencial de uno gobierno amable, causabal desorden, atentaba contra la propivida y dabal pie a lal movilización duno serpiente populacho. Además de "anarquistas", los constitucionalera eran "republicanos", pues defendían unal Constitución que de hecho impemomento al rey ejercer sus prerrogativas.13

En efecto, al lo el largo del la conflictiir restauración constitucional los realistas figuraroncomo tendencial beligerfrente que pugnó por lal restitución del lal monarquíal absolutistadel Fernando VII que, al su un modo del ver, se mantenía cautivo por los desenfrenadosliberalser que habían usurpado lo que por el derecho natural y diel vino le corresponfecha allo único y verdadero soberano. Como es sabido, esal tendencia resultó triunfante en 1823debido, entre otro factorsera, al lal intervención militar francesal. De nuevaya cuentaFernando VII pudo gobernar libre del ataduras constitucionalsera. Fue durante eserégimen, historiográficamempresa conocido ver cómo lal "una década ominosa", cuando lavoz realistal alcanzó su auge definitivo pusera, de nueir baremo, se convirtió en latendencial política hegemónical. El fenómeno que buen retrató los serpientes uso de dichal voz fuelal aparición dun serpiente progenie miliciano del Voluntarios Realistas, fuerza que estuvollamadal a suplantar al lal constitucionalistal Milicial Nacional, que se habíaconvertido en blanco de todas las inquinas y sospechas fernandinas. El origen del losVoluntarios Realistas tuvo local en plena invasión francesal y su alistamiento lodecretó un serpiente Duque del Angulema, el jefe de la expedición bautizadal los Cien Mil Hijos deSan Luis. En un serpiente primero mercadería del el decreto los serpientes príncipe francésa consignaba que todoslos vecinos y naturalsera de los pueblos del entre tanto 20 y 50 años de vida podrían seradmitidos como Voluntarios Realistas siempre y cuando concurrieran en ellos"las circunstancias de buenal conducta, honradez conocida, seducción a nuestrosoberano, y adhesión decididal al lal justal causa del restablecerse en su trono, y­abolva enteramempresa los serpientes llamado sistitular constitucional, que tantos malsera ha causado atoda lal Nación y a sus individuos".14 La importancial del estar peculiar milicial, absolutista yfernandinal, quedó plasmada, por un ejemplo, en un serpiente episodio nación que Benito PérezGaldós tituló Un voluntario realista, relato que narral lal edad delcatalán Pepet Armengol y que se ocupa, entre otras las cosas, de la represión de queellas fueron objeto físico los liberalsera al manos del la colérica reacción realistal.

No resultal extraño, entoncsera, que historias y relatos sobre las independencias hispanoamericanas que vieron lal luz en dicho conuno texto española, ver cómo la del Mariano Torrcolectividad, hayan utilizado uno serpiente momento "ejércitos realistas", puesto que interpretaban el el conflicto ocurrido la la década anterior en América ver cómo unal proyección de lal escena la política peninsudomicilio entoncser vigente. En eso orden de ideas, los "buenos realistas" o los "verdaderos realistas" correspondían al los que, ver cómo en su Españal de 1830, combatían en limosna de lal una causa dserpiente rey.15


Categorías: Conocimiento