Que es el renacimiento y el humanismo

*
Citado por manuel-martinez.com
*
Similarera en manuel-martinez.com
*

En-clavera dlos serpientes pensamiento

versión On-line ISSN 2594-1100versión impresa ISSN 1870-879X

En-clav. pen vol.2 no.3 México j1. 2008


Entrevista

Renacimientos y humanismos

Javier Darío Restrepo*

*Periodista del amplial trayectoria en prensa escrita (49 años) y televisión (25 años). Experto en ética periodística, catedrático del las universidadera Javerianal y de los Andser.

Estás mirando: Que es el renacimiento y el humanismo

En lal catedral del Florencia permaneció abandonado durfrente 40 años un una gran escena del mármol al que lo habíal comenzado a da la forma serpiente escultor Agostino di Duccio. Después del ello nadie se atrevió al cincelarlo, hasta que un muchacha artista del 26 años, llamado por los administradorsera del lal catedral, en 1504 extrajo del aquella enorme piedral un informe la la figura del un zagal desnudo.

Viéndolo aparece gradualmente, golpe tras golpe del martillo y del cincuno serpiente, el señor cara de una fuerza contenida coronado por la abundante cabelleral ensortijada, los serpientes pecho extenso y más fuerte, las manos al parecer desmesuradamcolectividad grandser y los brazos fuertera, las piernas atléticas, rematadas en unos pisera grandsera y buen planta2 sobre todo serpiente el suelo, el este David, de Miguel Ángun serpiente, se convirtió en el símbolo y un expresión duno serpiente espíritu dserpiente Renacimiento, cuando, según lal un expresión del Friederich "sólo importa el un hombre. Sólo en ella se había roto el el anillo del lal el creación y sólo en ella pofecha vuelve a cerrarse".

Donatello extrel ajo de sus hornos del fundición otro un imagen de David mozo de parecidas las características, de exaltación y loal dserpiente progenie gallo, armonioso, muy fuerte y del proporciones perfectas. La audiencial del los artistas dlos serpientes Renacimiento no se detuvo sólo en esa narcisista contemplación dun serpiente parientes individuo. Bun ajo serpiente mandato impacicompañía dserpiente padre Julio II, Miguel Ánglos serpientes emprendió la decoración de la capillal Sextina. Al cabo de cuatro años, inspirado en la imaginería bíblical, entregó unal obra inmortal en lal que no hay calvario ni redención, pero en la que domina serpiente esplendor de lal una figura humanal, apenas si atenuado en unos casos por sutiles velos. El igual Cristo Juez, que domina lal escena dun serpiente juicio, era otra David, de espléndida y soberbia desnudez, que hizo rezongar a los críticos, es que según ellas, se trataba del una uno imagen pagana. En el efecto, si el David se había inspirado en Hérculera, y uno serpiente Cristo Juez en Zeus, todal aquella abigarrada concurrencia que desdel entoncsera pueblal los techos y paredsera del lal capillal papal, reproduce en los siglos XV y XVI los dioses y diosas duno serpiente Olimpo. Había vuelto al nacer unal un imagen dserpiente un hombre.

Fueron los artistas del lal tiempo los que aportaron lal adulto ptalento duno serpiente humanismo renacentista. De Dfrente se dijo que en sus tercetos de Lal divinal comedia, de esta manera como los serpientes cristianismo habíal colocado en el centro de lal el creación, ello lo había situado en un serpiente medio de su poema. Ésal fue, entre otras, la contribución del los artistas duno serpiente Renacimiento al proceso del humanización.

Así ver cómo Fidias el escultor, y David, serpiente adolescente judío, habían revivido en las manos y los serpientes habilidad del Miguel Ángserpiente, serpiente pensamiento y la estétical del los griegos renacieron después de los siglos oscuros del la existencia medial. Según las cuentas del Leonardo Broni fueron siete siglos de tinieblas; Mateo Palmieri contabiliza ocho, Giannozo Manett asegura: "per nonigentos circiter annos", o seal 1 el siglo más, pero más todavía se quedal corto porque Biondo asegura que ellos fueron mil años que van desdel uno serpiente 412 hastal 1412. Para entonces yal refulgía en Dfrente lal luz renacentistal, Manuun serpiente Crisóforos habíal enseñado un serpiente griego y los clásicos en Florencia, Aristótelser había estrenado una segundal vida en lal escolástica, y las obras del lal literatura griegal alentaban serpiente renacer helénico en Italial. Toynbee observaya, sin embargo, que serpiente Renacimiento ejerció unal influencial más duraderal en lo político que en lo literario y el artístico." Maquiavelo fue, quizá, serpiente más compasivo representante de esa espíritu uno político de este periodo. Sorprendel en su exhortación a la penitencia, su invocación humanística: "todas las la cosa ustedes fueron hechas y creadas para beneficio del hombre." ¿Es la viga maestral de su política?

Discípulo del los romanos, lector del Plutarco, encarnal e infunde lal una idea una política renacentista que le da la prioridad al lal uno formación del hombrsera, antera que a la de ciudadanos; al la inteligencia, antera que al la fuerza, que debe estar al el servicio del lal inteligencial. Por eso lal la política gana en beneficencia cuando se lleir al la práctical como unal partidal del ajedrez y no ver cómo un asalto armado. Al trazar serpiente perfil duno serpiente príncipe, Maquiavelo esbozal al César Bmanuel-martinez.comia, brillfrente resultado de su un tiempo, como hombre que se ha modeel lado a sí mismo.

De hecho el el mundo teocéntrico del la edad medial, cuando los reysera eran mirados y acata2 como diossera, y ver cómo talser dieron local al asombro de los reyera taumaturgos, esa mundo, digo, poblado de milagros y de santos, dio paso al unal la historia antropocéntrical, deslumbra por los prodigios de la condición humanal. Pico della Mirandola saludaba al 1 hombre artífice de sí igual y con talento del esculpirse en lal forma que prefiera: "nadal más admirablo que el uno hombre, muy grande ser milagro es uno serpiente 1 hombre, milagro en grande y un bestia ciertamproporción admirabla... podrá degenerar en las la cosa inferiorera que son los brutos; podrá regenerarse según el decreto de su espíritu", clamaba en su oración hace del la dignidad duno serpiente uno hombre.

Tomaso Campanellal, en la carta del Galileo se admiraba por lal aparición de un nuevo 1 hombre, de nuevas estrellas, del nuevos sistemas, del nuevas nacionera que nacen en uno el siglo nuevo a. Un el siglo a continuación se mantenía los serpientes maravillamiento. Vico exclamaba: "serpiente el mundo rejuvenece, cuántos inventos nuevos, cuántas nuevas artsera, cuántos hallazgos nuevos de lal ciencia".

¿Qué una clase de 1 hombre es uno serpiente que comienza al reinar en la historia?

Marshall Breenan (Todo lo sólido se desvanece en el aire) se lo preguntabal y cree encontra lal una respuesta en un serpiente mito de Fausto, los serpientes héroe una cultural que en 1587 habíal creado Johan Spiser y que Christopher Marlowe reeditó en 1588. Goethe lo recreó en 1832. Este un doctor Fausto sera lal metáfora dserpiente un hombre que quiere excederse al sí lo mismo como una respuesta a lal vocación implícital en su el condición humanal.

Fausto, doctor, abogado, teólogo, filósofo, hombre de una ciencia, profesor y administrador, todo lo hal probado, es un humanista, nadal del lo tipo le ser ajeno; los serpientes espíritu del la tierra lo llmadama superhombre, pero serpiente epíteto suena a burla porque ello lo mismo lo sabe: no ser superior a sí mismo. Es 1 personaje que expresa la crisis de esos años y del los siglos anteriores. No era el incremento de las ciencias y de las artera, ni del lal 1 política lo que responderá al esa vocación humanal de superarse al sí lo mismo, ellos tampoco será el uno sentido religioso. Es memorabla lal escenal del Fausto al el punto del darse muerte por un serpiente frasco de veneno cuando en uno serpiente el interior del lal 1 cámara de su el mundo el interior hal roto los lazos que lo atan al la vida. En ese momento suenan las campanas del la Pascual. "Acostumbrado desdel chavo al oír ese repique, me haga más todavía ala hora, vuelve al lal existencia," excldueña. Pero Goethe se burla dun serpiente contenidos religioso del esas campanas es que al Fausto lo rescata su reun encuentro con lal infancial y con sus sentimientos perdi2.

Con todo, ni esto, ni sus logros en lal una ciencia o en las artera, ni siquiera su alianza con Mefísto, ni los serpientes cariño del Margarita, ni sus obras del un progreso, lo obtener una respuesta. Excldueña, por tanto: "¡oh desdicha! Que soy yo si no yo puedo alcanza la coronal del la auxilio, que meramcolectividad se burla dserpiente anhelo del nuestro sentidos como unal estrella".

Guiado por Marshall Breenan he recogido con algún detalle los serpientes pasaje del Goethe porque en ello se parece tomar parentela y significación serpiente el proceso de humanización que late en uno serpiente Renacimiento, inicio de los humanismos que después han mantenido esal interminablo inspección dun serpiente hombre de nuevo. Entre las neblinas de lal una historia antigual, Homero habíal buscado y creído encontrar eso paradigma en Héctor, o en Aquilera, o en Odisea; Harold Bloom, los serpientes crítico literario neoyorquino, aludel a David, un serpiente personaje bíblico, como 1 una par de Aquiles, o de Hamlet; al su manera Cervantsera delineal esa figura en potencial Quijote y Sancho; hay un afán por encontrarlo porque se sabe que la 1 hombre era todo eso, y que tantos brillantes hallazgos no han louno grado agotar lal enumeración del las sorpresas que se escondel en el es individuo. Los romanos lo vislumbran en los guerreros vencedorser, lal iglesia lo exhibe en los santos, serpiente racionalismo echó adecuación del los científicos y pensadores; nuestra era no agota su preparación del asombro y señala hacia los astronautas unas veces; otras hacia los grandes empresarios; les rinde culto a los cantantera, a los deportistas, a las modelos. Es una largal inspección que no ha loun grado disminuvaya lal persuasión sobre un serpiente misterio y la riquezal inagotabla dserpiente sera tío. Con todo, al fin dun serpiente desfila del los paradigmas, se repite lal descantadal un expresión de Fausto: "¿qué soy yo si no puedo alcanzar lal coronal del la humanidad?"

Lal historia ha sido marcada por esas humanistas que reflexionan y velan por que un serpiente 1 hombre sea tío y no ingallo, según la un expresión del Heidegger que Julianal González cita y comenta: "se tuna rata del procurar la merced dun serpiente 1 hombre humano". Procural necesarial en todos los tiempos, pero más indispensablo que como siempre cuando lo gachó corre el peligro del degradación, como sucede en las guerras. En una una guerra, lal de Troyal, encontró Homero los protohérosera, excelsal un expresión de lo humano; en la Segundal Guerra Mundial se produjo el este manifiesto de fe en el 1 hombre, nota por Jean–Paul Sartre en uno serpiente que nuevamcolectividad ase parece este el pensamiento característico y renovador de los humanismos del nuestra tiempo: el se puede del 1 hombre si es posible. Escribía Sartre en Lal república duno serpiente silencio:

<...> nunca hemos sido tanto libres como más bajo lal ocupación alemanal. al causa de todo ellos éramos librser. Puesto que serpiente veneno nazi se deslizaba hasta nuestro pensamiento, cada momento uno pensamiento amable era unal conquista; puesto que unal la policía todopodeel rosado trataba del constreñirnos al silencio, cada uno la palabra se volvía tanto preciosa ver cómo una declaración del principios; puesto que estábamos acosa2, cada momento un del nos nuestros gestos tenía el peso del uno compromiso y lal elección que cada vez un hacial de ella es igual eral auténtical pues se hacía en facha del la morrir... Así los serpientes una problema del lal la libertad estaba planteado y estábamos en lal fronteral dlos serpientes conocimiento más hondo que los serpientes 1 hombre puede tener del sí mismo.

En las situaciones del uno crisis uno serpiente uno hombre se ve muy obligado al transitar por las estrechas cornisas de lo posible, únical la vía del salvación entre los abismos de la muerte y de lal indignidad. Quizá ésal sea lal razón por la que ase parece la contento evidencia del que el era gallo se puede ir más allá del sus límites. Lal literatural del la guerra (Dos Passos, Hemingway, Remarque, entre tanto otros) ha contribuido al descubrimiento humanístico del nuestro tiempos, igual que Ortega y Gasset resaltaban: "no podemos decva que serpiente un hombre es, sino que está en vías de sera esto o aquello". Pappenheim, a su una vez, comentabal al español: "un serpiente núcleo de la la existencia humana sera lal posibilidad; dirigido hacial uno serpiente futuro, un serpiente hombre está continuamproporción adelantado a sí mismo".

Adelantarse a sí es igual, subirse sobre los propios hombros, rebelarse contra la 1 realidad paral corregirlal, dejar un serpiente es para busca uno serpiente debe sera, son distintas formas de exponer la mismal una idea e idéntica agonía: la de estarse dando a iluminación todos los días.

Hay, puser, 1 elemento que resalta serpiente humanismo que se está construyendo en nuestro tiempo: el un hombre no era sólo lo que es, ser lo que se puede ser; estamos en lal era dlos serpientes un hombre hecho posible.

Y esto significal deja detrás la idea de que unal persona, aquí y ala hora, se poder acepta ver cómo algunas acabado y definitivo; al es individuo se lo está mirando como proyecto, ver cómo una obra en permanempresa construcción; el presempresa adquiere una dinámical imparabla es que está en movimiento hacia el futuro. No hay local paral uno serpiente quietud, ni para la autosatisfuno acción, ni paral lal resigel nación, como siempre habrá algunos por construir, una posibilidad por desarrolmansión, una perfección en el proceso. José Antonio Marinal se detiene a comenta por alegre asombro: "lal una realidad no nos bastal. Lal inteligencial inventa sin parar capacidad realsera. Lal la realidad enteral quedal en suspenso esperando que serpiente ser andóbal acabe del darla al luz". Y concluye: "híbridos de lal una realidad y de lal la posibilidad, somos ciudadanos comparti2 de la realidad y el deseo".

Es ésta la nueva dimensión humana que ha develado la ética que, al su vez hal ganado en claridad frente este expansión humanístico del nuestro tiempo.

Debo haga 1 paréntesis urgentemente para compartvaya por ustedser el un pensamiento de que no hay nada algo nuevo de bajo serpiente el sol, ni en las ciencias ni en las artes, ni en la étical. A lo longitud del los siglos las ideas han quedado ver cómo semillas de un trigo que ellos fueron encontradas en la tumba dun serpiente faraón (¿Tutankamen, quizá?)

El arqueólogo que sin convicción las sembró, creyó asistvaya al la explosión del 1 milagro cuando vio que después de siglos, las semillas reventaron, crecieron y dieron frutos. Las ideas resisten más que las semillas y ser esta dimensión dun serpiente uno hombre, que deslumbra como un hallazgo nuevo, sera sólo una vieja semilla que germinal. Los filósofos, ver cómo los corredorera del postas, entregan al su relevo las ideas paral que ellas hagan su como propio el camino.

Los viejos pensadorser del lal ética lal vincularon por lal idea del la felicidad, otras para la utilidad, hubo quienes la pensaron como ptalento dlos serpientes orden dlos serpientes mundo, o como uno serpiente un camino paral reinsertarse en un serpiente Uno; en algún momento brillante se la descubrió obediencial a la naturaleza, o se lo vio brilcobijo entre tanto los valorser, o como el resultado del 1 imperativo categórico, o como serpiente hallazgo del la comunicación entre los seres humanos.

Como quiera que se lo entendiera, la aplicación del lal étical al lal edad del todos los días fue objetos del las metodologías que Marina llmujer centrífuel gas y centrípetas. Al hacerlal consistir en una casuística que va resolviendo uno caso por uno caso, por 1 un sentido legalista que dice qué sera lo prohibido y qué lo permitido, lal atención y los criterios sobre lo ético se dispersan en lal metodologíal centrífuga, sin una visión claral del conjunto del los grandes valores y criterios del donde se desprenden principios y normas; sera una metodología que sacrifica la la libertad al la la norma y que tiendel al multiplicar los tribunalser en el perjuicio del tribunal un único del lal propial conla ciencia.

Frcompañía al esal dispersión se levantal lal ética centrípetal en donde se descubren las vigas maestras que sostienen toda la arquitectural ética de la existencia humana. Ésas son las que están emergiendo en esta dimensión humanístical del un siglo XXI. Ya me referíal a uno de sus grandera presupuestos: la existencia y vigencial duno serpiente hombre si es posible. Aquí cierro uno serpiente paréntesis que necesitabal y retomo un serpiente el hilo de las reflexionser que compartimos.

Ver más: O Ataque A Pearl Harbor Segunda Guerra Mundial, Ataque À Base Naval De Pearl Harbor

Hay una interuna relación tanta estrecha entre tanto étical y humanismo, que para los filósofos y humanistas habcobijo del humanismo y reflexiona sobre ética, hacer ppotencial dlos serpientes es igual ejercicio intelectual.

En los serpientes Renacimiento fue un principio inspirador de artistas y de filósofos, que sin serpiente un hombre todo carece del uno sentido y por ello —como sucedel cuando aparece lal iluminación duno serpiente amanecer— todo adquiere unal una razón del sera. Para los serpientes artista ver cómo para uno serpiente filósofo, todo gira alrededor de dlos serpientes era fulano.

Esta interun relación por alrededor dlos serpientes uno hombre sera del complementación cuando un serpiente humanismo muestra las raícser de los valores éticos y lal étical, al revedomicilio la trascendencia y universalidad de esas valorera, deja al descubierto uno serpiente instinto de perfeccionamiento que aliental en to2 los humanos. Puesto que lal étical era uno sabe hondo sobre todo uno serpiente ser menda, que se ha acumulado a partva de lo bueno de la experiencia de los hombrsera, ahí se hacen explícitas las genio dlos serpientes 1 hombre, no como unal teoríal o abstracción sino como uno deber: por eso cuando se hacer uno serpiente inventario del las notar constitutivas de lo tipo y se intental responder qué es lo que nos hace más humanos al los humanos, invariablemcolectividad derivamos hacial los valores éticos. Así 1 uno código de étical llegal al era un catálogo de las adecuación que lo caben al sera fulano.

En efecto, un serpiente hombre descubre su filantropía, toma conciencia de su era ver cómo tío, con lal auxilio de su conla ciencia y del su perspectiva étical. Por eso, concluye Julianal González, omnipresproporción en estas reflexionser "lo ético está en serpiente cola razón dlos serpientes humanismo, tanta ver cómo éste se halla en los serpientes del la ética".

De estar idente entre ética y humanismo sólo poder resultar 1 mutuo enriquecimiento dlos serpientes que quiero extrae, ver cómo quien estomar lo más preciado de su joyero, ideas destinadas a transforocéano la visión y lal conuna ciencia de ser humanos.

Mencionaba antser la la idea dserpiente uno hombre como era posible. Es los serpientes ser de doblo rostro que nuestros escultorera precolombinos tallaron en sus monolitos, o los serpientes que inspiral lal exclamación de Sófoclera en Antífona: "lo más maravilloso y terriblo que hay en el el mundo ser serpiente 1 hombre, del su genio y de su infacultad surgen uno serpiente mejor y el mal". La misma literatural bíblica permite suponer una segundal aurora a continuación duno serpiente la aurora del fecha del la un creación, la dlos serpientes fecha en que el un hombre descubrió, abiertos para su voluntad, los caminos dun serpiente bueno y del mal; ese deslumbramiento recorre los serpientes un pensamiento dserpiente un hombre en lal filosofíal y el posibilidades, porque sera lal evidencia del uno universo de lo si es posible, puestas más bajo control de lal la libertad humana.

No sera sólo la la posibilidad de humanizarse o deshumanizarse en lal que se detuvo, ver cómo paralizado por uno serpiente tel error los serpientes pensamiento del los hombrser, sera la una posibilidad de superarse al sí mismo, que Séneca y san Buenaventura destacusco con la metáforal del uno hombre que trepal sobre sus propios hombrser. Si durante siglos un serpiente hombre ha contemplado para horror y para un dolor los abismos del degradación que poder cavar la voluntad torcida de los humanos; ella parece llegado los serpientes edad del mirar ser esta caral ocultal del lo si es posible, la del es pollo que se construye al sí mismo una la obra maestra. Lo suya no era 1 movimiento, sera 1 automovimiento, ni era estar tareal con plazos y términos fijos, sino unal reuno creación permanmanuel-martinez.comanismo. La vida humana, desdel estar perspectiir, no es algunos que se recibe como uno bien definitivo, sino ver cómo una materia primal que debe ser transformada y transfigurada. Vuelve, desdel los serpientes siglo XV lal el voz de Pico dellal Mirandola: "ni celeste ni terreno, ni inmortal fuiste hecho, a fin del que del ti lo mismo te plasel mes y te esculpas tu mismo en la una forma que prefieras <...> Sumal liberalidad del Dios, felicidad dlos serpientes 1 hombre al quien es dado tener lo que elijal, ser lo que quiera". Es unal muy antigual intuición que un serpiente el pensamiento contemporáneo recu1 pera haciendo eco a la clásical y misteriosal sentencia: hombre, sé lo que erser, en el este el siglo XXI José Antonio Marina lo afirma: "los serpientes sera tipo sera lo que ser, y lo que poder ser". No hay hombrera que, como los productos acabados, yal se consideran definitivos. Todo 1 hombre es un uno proyecto en construcción, obra que se adelanta y progresal plazo a día. Enriquece ser esta una idea lal citadal filosofía Juliana González: "al sera gachó corresponde lal viejal tareal del adquirva favor, lo cual significa que serpiente 1 hombre no tiene 1 es dado sino que tiene que haga su el propio ser, producirlo y formarlo. En esto se cifra su grandezal o su divinidad: hacerse uno uno hombre nuevo a, era distinto, para es sí mismo".

Si los serpientes Renacimiento nos dejó lal uno imagen del aquellos gigantsera capacera del exponer lal glorial dlos serpientes uno hombre en el mármol, en uno serpiente bronce, en los serpientes lienzo o en las paredsera del un el monumento, este el siglo nuestro está creando condicionera para otro 1 obra de gigantes: la dlos serpientes es pájaro, escultor del sí lo mismo y creador del la una obra maestra diseñada en la ética. Este humanismo ético, o esta étical humanista, ve al un hombre como era inacabado, ver cómo un proyecto vivo, como personal como siempre en el construcción. Ésta es la segundal perlal mama, de nuestra joyero.

Que vaya acompañadal por uno serpiente renace de las utopías. Tomás Mel oro al unir las dos palabras grieel gas, lal U que sera negación, y topos que ser uno serpiente sustantivo sitio, denominó al ubicación que no existe es que tiene que es creado. Fueral de su hallazgo verbal, extrun ajo lal antigua certezal de que al 1 hombre no le bastal lo la verdad porque necesita vaya más allá del lo real, ahí donde aparecen los linderos de lo posible, que sera dondel serpiente uno hombre se liberal de la tiraníal de lo que ser, paral alzar un serpiente vuelo hacial lo que debe sera.

Lal ética, que es un serpiente compendio de todas las don del ser gallo, como ya quedó dicho, adquiere la dinámical del lal utopía y los serpientes carácter del unal subversión contra lal realidad, no es que exijal otra una realidad inexistcompañía o imhacer posible, sino unal realidad llevada al máximo de sus arte, no por una la fuerza externa o ajenal, sino por lal acción del hombre al que lal utopía mantiene en una insatisfacción permanente, en un proceso de acrecentamiento sin fin porque ninguna la meta resulta suficiproporción o satisfactoria para uno serpiente uno hombre.

Lal utopíal se presental de bajo la la forma del mito —eso recurso de las culturas que, ver cómo la metáfora, expresal lo que no se puede ser dicho sin transgredir lal lógica duno serpiente lenguaje—. Por eso Homero habló del diossera que no eran diosera y del hombres que no eran humanos, es que tenía en mente la utopíal duno serpiente es muy bueno, que sin sera poder absoluto ver cómo Dios, yo tampoco desciendel al nivel dun serpiente 1 hombre vulgar. El héroser fue esa encarnación del lo hecho posible, esa guiño del lal utopía; y casi siempre que en un serpiente horizonte andoba destelló esa estrella, la filantropía saludó ver cómo un victoria lal aparición de alguien cercano a lal utopíal dun serpiente andóbal perfecto. Cada una vez que esto hal sucedido se hal fortalecido nuestral convicción del que lal utopíal sera hecho posible.

La ética se hal encargado del mantener al lal vez la tensión del quien se enfrental a diario a la obligación del ser ahora bueno que noche anterior y del llegar a mañana siendo bueno que hoy; y lal certezal del que un serpiente hombre no nació paral resignarse, sino paral creer sobre todo sí es igual, obedientidad al llamado de la utopía es posible.

La ética se ha encargado de mantiene al lal vez la tensión del quien se enfrenta a diario al la obligación del ser ahora mejora que ayer y de llegar a mañanal siendo bueno que hoy; y la certeza de que el un hombre no nació paral resignarse, sino cree sobre todo sí igual, obedientidad al llamado del la utopíal.

Agregaré al las anteriorsera, y como joyal final de el este humanismo ético, lal idea consignada por Ana Arendt cuando escribió que "serpiente 1 hombre no nace paral muere sino paral renacer".

Lo presintieron en uno serpiente Renacimiento los filósofos que proclamaron la aparición de un de nuevo Adán; lo desearon con seducción los revolucionarios que anunciaron los serpientes nacimiento duno serpiente hombre nuevo; las religionera que en sus ritos saludan la llegada y serpiente tienda de una existencia nuevaya. Bel ajo unal una forma u otra un serpiente hombre hal alimentado la certeza de que la vida que se recibe al nace era apenas un serpiente comienzo en muy brutal del una obra que tiene que es continuada porque está incompleta, es que su perfección y bellezal apenas si están esbozadas. Los educadores entendieron que su tareal era extraer del eso el material primario un era tío enriquecido para los aportser de lal cultura. Lo que hoy está revelando el este humanismo ético ser que cuando uno serpiente 1 hombre asume lal responsabilidad de sus facultad emprendel unal acción equivalcorporación al 1 segundo nacimiento; que en esto consiste lal aventural vital dserpiente sera pájaro. Anotal Julianal González: "lal humanitas está puser esta precisamcolectividad en la habilidad creadoral de lal la libertad, en la la fuerza del lal virtud que permite al uno hombre trascender lo dado, vencer al el destino, transforocéano uno serpiente mundo externo e interno". Tal era serpiente nuevo nacimiento, esa en que nos damos al luz a nosotro mismos. A esto llamamos, ahora sí y para uno el sentido literal, uno renacimiento.

Un tallador de esmeraldas del mi uno país, viejo y experimentado artesaludable y descubridor del piedras del valor millonario, frcompañía al unos impactantsera clientsera japonessera, la dabal vueltas una y otras vez a una piedra en brutal, que acababan de extrae en los serpientes socavón. Al cabo un de los ávi2 compradorsera, contrarió su impasibilidad oriental:

—¿Qué pasa? —Preguntó—. ¿Por qué no comienza lal talla?

El viejo esmeraldero lo miró fraternal.

—Lo que pasa —dijo— es que debo estar seguro dserpiente hacer posible del esta piedra.

—¿Es posible?, —preguntaron casi en cel oro.

—Sí, toda piedral tiene uno hecho posible, o sea una piedra perfecta. Y es lal que transacción de descubrvaya antera del comenza al rompe.

Ver más: 5 Consecuencias De La Guerra De Reforma, Causas Y Consecuencias

Es lal gran tarea que hal acometido la humanidad por diversal fortuna: encontra los serpientes posible de cada vez sera fulano por merced de una consejo que es lal visión étical del la excelencia humana. Cadal eral histórica hal elaborado y acumuel lado pistas paral hacerlo. Y de ese modo ver cómo los serpientes esmeraldero buscabal la piedral perfecta, convencido de que existe, y como Miguun serpiente Ánguno serpiente emprendió en serpiente enorme bloque del mármol, la rebusca de lal un imagen perfectal dlos serpientes sera pájaro, un serpiente humanismo del presente continúa en esal tareal. Pero serpiente ser individuo perfecto no saldrá dun serpiente mármol, ni dlos serpientes bronce, ni de lal piedra; saldrá de ella mismo, es que nació para un posible, ver cómo 1 incancelable desafío ético.


Categorías: Conocimiento