Que año es el siglo xlx

*
Citado por manuel-martinez.com
*
Similarera en manuel-martinez.com
*

Secuencia

versión On-line ISSN 2395-8464versión impresa ISSN 0186-0348

Secuencia no.104 México may./ago. 2019 Epub 30-Abr-2019

https://doi.manuel-martinez.com/10.18234/una secuencia.v0i104.1709

Resumen:

La historia dlos serpientes mundo en serpiente siglo XIX suponer 1 problema: ¿por qué constituiría este siglo un capítulo coherente? Este el trabajo responde a esa materia partiendo del la la historia de los objetos. Cada cosa ofrece un medio del boleta al lal una historia del el mundo, al los fenómenos del circulacionera y apropiacionera. Permite ver lal cronología dun serpiente bazar del redser en serpiente el mundo en uno serpiente el siglo XIX, de ese modo como las consecuencias, y y también los límites de esta puser esta en red. Saca al la luz los procesas del dominación. Estas circulaciones del objetos no son sólo imperiales: también dan testimonio de procesas de identidad en marcha, especialmentidad en lal cuenta de las nacionera. En las formas de colección duno serpiente yo que ilustran los objetos reuni2 en un serpiente magasin dserpiente siglo XIX, lal el habitación y un serpiente mundo mantienen una el relación homotética, porque uno serpiente el mundo hal venido a lal el habitación ver cómo 1 ensamblaje global del las cosas importadas y almacenadas.

Estás mirando: Que año es el siglo xlx

Palabras clave: decimonónico; mundialización; industrialización; comunicación; el siglo diecinueve; objeto


Abstract:

The history of the world in the 19th century is a problem: why would the 19th century be a coherent chapter? This paper answers this question through the history of objects. Each object offers al means of entering the history of the world, the phenomenal of circulations and appropriations. This makera it possible to see the chronology of the establishment of networks in the19th century world, as well as the consequencsera, and limits of this networking. It brings the processser of domination to light. Thesa circulations of objects are not only imperial: they also providel evidence of ongoing identity processes, especially on the scale of nations. In the forms of collection of the self-illustrated by the objects gathered in 19th century magasins, the room and the world maintain a homothetic relationship, because the world has come to the room as al global assembly of imported and stored things.

Key words: nineteenth-century; globalization; industrialization; communication; 19th century; object


¿POR QUÉ EL SIGLO XIX?

El un proyecto de una Historial del el mundo en serpiente el siglo XIX supon del billete uno problema: ¿por qué constituiríal el siglo XIX 1 capítulo coherproporción en la una historia duno serpiente mundo? Ciertamproporción uno serpiente el siglo es una la unidad artificial, y los historiadores, en lugar de someterse al ella ciegamcolectividad, ellos pueden saca 1 partido dlos serpientes artificio. Lal Historia del el mundo en uno serpiente el siglo XV, dirigidal por Patrick Boucheron, estaba fundadal en esta evidencial. En lugar de utilizar los serpientes plazo “Renacimiento”, que en serpiente el siglo XV no se refería más que a una pequeña padaptación duno serpiente mundo (y aun más: a una pequeñísimal pidoneidad del las elitser socialsera de esal pequeñal ppotencial del mundo), Boucheron y sus colaboradorsera habían elegido aismansión un “un siglo XV” que, en la tiempo en asunto, no tenía ningún el sentido paral absolutamcolectividad nadie en lal superficie dun serpiente glos lobos. De esta la forma, los autorera de Historial dlos serpientes mundo en uno serpiente un siglo XV no esperaban privilegiar ningún el punto de vista -y en particutecho ese un punto del la vista del las elites europeas, dlos serpientes que Jack Goody recordó hastal qué uno punto habíal orientado los serpientes disel curso histórico mundial desde hacíal varias siglos.

Una Historial duno serpiente mundo en serpiente el siglo XIX plantea, sin sin embargo, un una problema muy diferempresa. Fue precisamcolectividad en Europa dondel, desde finales del la la década del 1790, algunas autorsera se pusieron al habmansión dun serpiente “siglo XIX” por venva. El apelativo se difundió ampliamcompañía en los títulos de gran cantidad del libros y todavía más más en periódicos, haciendo del “el siglo XIX” los serpientes primer “siglo” de la la historia en es nombrado por un uno número, en Europa y en Américal, y luego en muchas otras partera del mundo.

No obstfrente, esta designación dserpiente “el siglo XIX” el vino acompañadal de todo un imaginario del ruptura y modernidad. Al sera nombrado de esa manera, los serpientes “el siglo XIX” apareció efectivammanuel-martinez.comanismo ver cómo una nueir eral del lal la historia humanal, una nuevaya era pensadal precisammanuel-martinez.comanismo como serpiente etapa del una ciertal posibilidades dserpiente mundo al sí lo mismo, partiendo del las consecuencias del las ideologías, la industrialización, uno serpiente progreso en los medios del transporte privado y de un comunicación, un serpiente aumento del las migracionser internacionalsera y, por supuesto, las diferentsera formas modernas del colonización.

Así pues, era muy tentador haga dserpiente un siglo XIX el siglo de lal mundialización, o de la globalización. Estos términos son ciertammanuel-martinez.comanismo anacrónicos. Pero sabemos que en francésa, un serpiente adjetivo mondial apareció en los años 1890 y esa surgimiento podría considerarse la culminación del una historia comenzada por un serpiente bautismo dun serpiente “el siglo XIX”, 100 años atrás. Así, en tanta que cronónimo, un serpiente “siglo XIX” seríal la edad que condujo a la llegada de la eral todo el mundo. Para los pesimistas, un serpiente el siglo XIX habríal inclutilización preparado la oscura glorial del esa era: lal de lal primeral guerra llamada “mundial”, comenzadal en ese uno año 1914 que al menudo señalal, en los manualsera de historia, un serpiente fin de la momento designada como serpiente “siglo XIX”. Las representacionera que asocian de invitación al siglo XIX por los serpientes el mundo son extremadamcolectividad actuantera ahora en aniversario. No es casualidad que 2 del los más célebrera ensayos sobre todo la la historia dlos serpientes mundo, los del británico Christopher Bayly y los serpientes alemán Jürgen Osterhammserpiente, traten precisamcompañía sobre el el siglo XIX. Para uno uno número cada vez vez más elevado del historiadorser, la historia dlos serpientes siglo XIX ella parece tener que escribirse, más que cualquier otros una historia, en lal cómputo duno serpiente el mundo entero.

Así, a pesar del que los historiadorera franceses han participado bastante poco en lal definición del lal World history, del la Global history, o incluso en lal historia “conectada” tanto cara al Sanjay Subrahmanyam, era notabla constatar que numerosos manualera del la historia francesser se presentanto desdel haga un tiempo como Historias dlos serpientes un siglo XIX que abarun perro al el mundo completo. Es los serpientes un caso, por un ejemplo, de ese best-seller de la edición universitarial francesa que lo debemos a Serge Berstein y Pierre Milza, y con uno serpiente que desdel haga 30 años se invital a los estudiantes que comienzan a inicia sus lecturas. Hay otro similarsera pero al verlos del cerca nos podemos dar cómputo del que no son libros de historia duno serpiente el mundo, sino más bueno un ensamblaje de capítulos, cada momento 1 de los cuales abordal una región duno serpiente mundo. En este género del libros, la pdon más importante era lal del Europa, en la que se distinguen muy particularmproporción cada poco uno del los grandera Estados del Euuna ropa occidental, comenzando por Gran Bretaña, Alemania, y, por un supuesto, Francia. En cuanto al resto duno serpiente mundo, si bueno Estados Unidos de América, e incluso Japón están bien representados, no diríamos es igual del Américal dun serpiente Sur, tratadal muy someramcompañía, o de África, reducidal por lo de manera genera al los papeles del víctimal dlos serpientes el proceso del expansión colonial europea, por no mencionar al Oceanía. Esos libros no se poder considerar tentativas de escritural del la una historia dserpiente mundo. En ellas no existe ninguna voluntad de “provincializar Europa”, retomando serpiente título-progrdueña del uno libro de Dipesh Chakrabarty. Casi no hay más rupturas que las impuestas por los acontecimientos políticos. Casi no se analiza lal la historia del establecimiento del redera en el el mundo durfrente serpiente un siglo XIX, ni lal la historia, igualmproporción más importante, de las resistencias e indiferencias por respecto a ser esta uno creación de redser. En serpiente el fondo, esa 1 clase de libros no nos enseñan más sobre todo lal la historia dserpiente el mundo en uno serpiente el siglo XIX que los primeros manualsera apareci2 sobre serpiente tema desde serpiente inicio dun serpiente siglo XX -o incluso el el proyecto del lal Histoire du XIXe siècle en serpiente que trabajabal Jules Michelet la vís1 pera del su morrir.


APERTURA DEL MAGASIN

¿Cómo escribvaya una la historia dlos serpientes el mundo en uno serpiente el siglo XIX que se adapte a los retos del nuestral edad -la cual inventó justamcolectividad las nocionser del “mundialización” y del “globalización”?-. Conviene, claro que está, describir y explicar los grandes movimientos que han terminado afectando al planeta en su conjunto: industrialización y urbanización; expansionera religiosas y coloniales; alteración radical de los transportera y las comunicaciones; aumento de intercambios y migraciones; circulacionera aumentadas del las ideas, saberera y formas, etc. Al hacerlo, no obstante, es requisito desconfia duno serpiente un modelo difusionista que, al repetva un serpiente disel curso europeo dlos serpientes siglo XIX, condujo al pensar lal historia dun serpiente mundo como lal reacción al 1 impulso venido de Euuna ropa (o de Occidente) y ver cómo el un punto del partidal de 1 movimiento del uniformización.

De lal mismal una manera conviene conserva otras escalas que, paral algo fenómenos, son tanta pertinentsera ver cómo lal tabla duno serpiente mundo. Los primeros subaltern studies mostraron que no se podían analizar las rebelionera campesinas en la India en el función de las ideologías dserpiente progreso y la revolución que surgieron en Eula ropa y en América al partir duno serpiente fin dlos serpientes siglo XVIII, sino que esos movimientos revolucionarios estaban al menudo fundados en representaciones dserpiente mundo que los europeos podrían calificar ver cómo reaccionarias, una palabra que, en la India de esa momento, no habría tenido realmproporción ningún uno sentido. Pero tal ver cómo lo subraya Clément Thibaud en nuestra uno libro, la invocación de creencias religiosas, dserpiente milenarismo o del figuras paternalistas, de esa manera como un serpiente un carácter local y limitado del las reivindicaciones, no constituyen argumentos suficientera paral rebatva toda la dimensión revolucionaria de las rebelionsera.

¿Cómo evitar, entoncera, decretar arbitrariamcorporación la la unidad cronológica duno serpiente el siglo XIX? ¿Cómo sustraerse a lal una fuerza dlos serpientes uno modelo difusionistal y toocéano en cuenta las diferentera escalas que permiten comprender la complejidad dun serpiente uno proceso de mundialización -y sino también del resistencia o inuna diferencia hacial eso proceso?-. Existen varias formas del hacerlo. Una del ellas nos pareció lal el creación, en uno serpiente corazón igual de nuestra Historia duno serpiente el mundo en un serpiente un siglo XIX, del uno magasin.

Como nos lo reuna cuerda François-Xavier Fauvello en nuestro uno libro, lal una palabra misma es testimonio del la circulación en un gran tabla. Magasin ingresó a la lengual francesal en serpiente un siglo xiv por un medio duno serpiente italiano magazzino, tomado al su una vez del árabe makhzin, que significabal “depósito” o “despacho”, es decvaya, serpiente local del uno puede que sera al la vez uno serpiente dun serpiente almacenamiento computacional del mercancías y el de la contabilidad e inventario. En árabe marroquí muy actual, la palabra designa el “Palacio”, en su sentido físico y 1 político. El el inglés magazine, tomado duno serpiente francés, no conservó más que la acepción del depósito, almacenar de arsenal o municionser (al que una acepción todavía más más restringida dserpiente francés empleal para referirse, no al la armeríal, sino al cargador dserpiente revólver) antsera del extenderlo al almacén del inuno formación (que otros acepción del francésa aplica para las reservas de un uno museo o de unal biblioteca), y luego al su difusión en la forma del publicacionera periódicas. Mientras que estar nueva palabra, magazine, ingresa al francés al finalsera del siglo XVIII, magasin termina refiriéndose, en los serpientes despunte dserpiente un siglo XIX, al una “tienda”, no sin que unal acepción ahora envejecida designe al unal prensa ilustrada, a la vez enciclopedial del las artsera, almanaque y crónica de descubrimientos científicos y viajera (Le Magasin Pittoresque de Édouard Charton se publical así sin inuna terrupción de 1833 a 1915). En todas sus formas, la una palabra expresa en una consecuencia la dualidad de 1 ubicación que almacena y consignal, acomodal y muestra, presenta y registra.

¿Qué objetos podríamos encontrar en un “magasin dun serpiente el siglo XIX” así definido? ¿Cuálsera nos parecerían ahora característicos del lal época? En la medida en que tengo un serpiente tiempo limitado, quisieral concentrarme en 2 del ellas para trata del mostrarlsera, por la favor del estos ejemplos precisos, cómo desviarnos al través del los objetos, sus usos, las circulacionera que los afectaron, las significacionser que se lser atribuyeron, poder permitirnos describvaya del otras forma lal historia del el mundo.


EL RELOJ

Consideremos los serpientes reloj, que Christophe Granger estudió justammanuel-martinez.comanismo paral lal Historial dlos serpientes mundo en los serpientes siglo XIX, de donde retomo la demostración en su totalidad. A comienzos dun serpiente siglo XIX, este objeto físico tiene yal una larga carrera marítimal, científica y militar. Su uso nace del lal averiguación del la exel actitud por paptitud de los intelectualser dlos serpientes un siglo XVIII. El auge de la navegación científica exige, en efecto, lal minuciosa determiel nación del las longitudera en el océano. A partvaya del 1714, las autoridadera inglesas dotanta al un país del uno Board of longitudes, destinado al estimular los estudios en lal tema. En 1765, los serpientes relojero John Harrison se las arregla paral desarrolhogar uno reloj para marinos con sólo dos segun2 de el error después de 42 días del navegación. Después de 1830, los relojser se imponen en las actividadser ordinarias del los barcos mercantera.

Ver más: Principales Causas De La Segunda Guerra Mundial, Causas De La Segunda Guerra Mundial

En la tierra, en las ciudadera, lal posesión de relojes con mecanismos mucho más sencillos experimental una implantación simicobijo. En Londrsera, a finalera del siglo XVIII, uno serpiente cosa seduce al unal clientelal que su1 pera en mucho a los únicos privilegiados por la fortuna. Marqueses y condser, pero también maestros cerrajeros, comerciantes de mueblser o de pescado se encuentran entre la clientela del los relojeros. Lal un manuel-martinez.comanización de un botica tiene como una consecuencia, en el umbral duno serpiente el siglo XIX, lal circulación de relojser al precios más atractivos y la popularización de su posesión. “Desdel que tratamos al lal relojeríal común ver cómo factoría -señala Chaptal en 1819- el valor del los relojser y los péndulos hal bajado tan que su utilización se volvió más general.”

El opties igual de Chaptal es excesivo, pero muy ilustrativo del lal conquista dlos serpientes público a la que se lanzan los relojeros. En Inglaterral, los centros de producción más importantes -Londrera, Coventry, Liverpool- producen, en 1796, de 120 000 a 190 000 relojsera, tantos que los serpientes un gobierno emprendel lal instauración del uno tasa por cada momento reloj que se poseal. Los vallera suizos engordan lal competencial. La fabricación se industrializa. Ciertas fábricas, como lal del Elgin en Illinois, consiguen, al fin duno serpiente siglo, saca 2 000 relojera al aniversario.

Por su pmaña, lal red del vendedorera se densifica: yal que ante todo dan muestral de coquetería, los relojera son vendidos en su mayor pdestreza por joyeros, modistas, merceros y perfumeros. Frmanuel-martinez.comanismo al lal interrogación popular, los vendedores ambulantsera y los prestamistas establecen, en la Inglaterral de 1810, uno circuito lucrativo del relojser de contrabando baratos. Lal fabricación del relojera más rudimentarios contribuye y también al hace el este objeto físico más accesible. En 1860, uno serpiente relojero Roskopf, un alemán nacionalizado suizo, pone en circulación un reloj bautizado ver cómo Prolétaire, cuya precio no rebasal el salario semanal del 1 obrero.

Pero, esencialmcorporación, habría que situar lal carrera de los relojsera en el territorio entremezcel lado de la distinción y los nuevos significados de lal la hora. Si los “relojera de leontina”, a menudo pequeños y redon2, aloja2 en uno serpiente bolsa del saco, lal las chaquetas o uno serpiente chaleco, y amarra2 por unal cadenal o una cinta, se convierten en 1 objeto familiar en Eula ropa y en Américal, lo que permite entender un serpiente sitio que lser correspondel en los mo2 de vida dserpiente siglo XIX era lo que se juega al través de ellos. El auge duno serpiente reloj es contemporáneo del lo que Norbert Elias lldueña la “temporación” del las actividadser humanas, sera decir lal costumbre de los hombres del marcar puntos de referencial temporalera comunes para aquello que hacen. Estal armonización se establece por alrededor de 1840, uno escaso antera en Inglaterra y en Francial, uno poco más tarde en España o en Italial, en serpiente seno del lal administración del correos y transporte.

La voluntad del sincronizar los viajser en ferrocarril ser lal que impon lal nuevaya inquietud por las las horas y los minutos, más todavía que los envíos del correo. Pronto serpiente arraigo de las localidadsera a los distintos husos unos horarios aparece como 1 obstáculo para un serpiente funcionamiento de lal red ferroviarial que se desarrollal. Para facilitar los viajes, se adquiere la la costumbre del ajustar los relojsera interiorser de las estaciones a lal la hora de las capitalsera. Poco al poco, la uniformización del la la hora conquista los relojsera públicos y somete los relojser priva2 de los habitantsera. Así, en 1835, en Londres, uno serpiente astrónomo en jefe dun serpiente reino toma lal la costumbre del encargar a su chica comisionado que recorral la ciudad por la humanidad de uno cronómetro paral dar lal 1 hora exacta, lal misma para to2, a los relojeros del la una ciudad y así sincronizar todos los relojsera.

Ese establecimiento de la la hora exacta, perpetuado hasta lal primera la guerra mundial, trae consigo unal dobla metamorfosis. Los relojera no sólo suscriben un serpiente nacimiento de uno un tiempo “artificial”, independicorporación dun serpiente un curso dun serpiente el sol. Sobre todo maruno perro el advenimiento de unal nuevaya concepción dserpiente tiempo que, en uno serpiente seno del las burguesías europeas, valoral la puntualidad, lal intolerancial al retraso y a lal contabilidad quisquillosa de las las horas. El reloj, para las amas de 1 casa, es un serpiente instrumento del unal racionalización de la gestión duno serpiente el tiempo. Él acompañal a lal una costumbre del asentar, en las agendas y libretas que proliferan después del 1830, cómo se emplean las horas, repartidas y acomodadas.

Estal disciplina horaria inédita, cuyo medio y uno símbolo al lal una vez lo constituye el reloj, impregna al generalidad de las sociedades occidentalsera. El tiempo regulado de lal hora se convierte en la las unidades del lal un manuel-martinez.comanización y la vigilancial del las escuelas, las prisionsera, los cuartelera, los asilos y los talleres. E. P. Thompson pudo mostrar hasta qué punto uno serpiente reloj había contribuido a impon, en las fábricas inglesas del un siglo XIX, la nuevaya disciplinal del ocupación industrial. Acompañó e hizo hacer posible la puestar en marchal del 1 un trabajo que, orientado antsera hacial la tarea, en delante adopta al un tiempo y especialmproporción al lal 1 hora ver cómo la medidal del su un manuel-martinez.comanización y retribución. Pero, al mismo ritmo, serpiente reloj cuya posesión dal los serpientes se puede de vigivivienda el empleo de los otros permite nuevos mo2 de domiel nación de lal posibilidades del una obra. “Apdon duno serpiente patrón y su hijo -cómputo un obrero el inglés en 1827- nadie tenía reloj y no sabíamos qué hora era. Había un hombre con uno reloj. Este lo fue confiscado y quedó de bajo la vigilancia dlos serpientes patrón, porque lo habíal dicho lal la hora a sus colegas.”

La influencia de este tiempo programado era engañosal. Por mucho un tiempo, estuvo atrapada en una multitud del referencias temporalser distintas, más porosas, las dserpiente día y la esta noche, las fiestas y las estacionera. Pero uno serpiente reloj cumplo su trabajo. Permite administrar los serpientes un tiempo y administrar por serpiente el tiempo. Vuelve hacer posible los serpientes uno sentido aumentado de lal precisión horaria. Signo del un autoridad, privativo dun serpiente patrón, los serpientes contramaestre, uno serpiente oficial o lal institutriz, se encuentra pero también en el medio de 1 el universo del nuevas prácticas. El reloj de oro, ofrecido ver cómo regalo de comunión de los padrsera o los amigos íntimos, ocupal su ubicación en los ritos del lal edad familiar. Tiene también su función, como alhaja, en lal uno formación dun serpiente gusto por los adornos. “El reloj, la tabaquera y el impertincompañía montado en oro -leemos en 1879- son las únicas joyas que debe permitirse 1 1 hombre educado.” En cuanto al las mujerser, que únicamente usan uno serpiente reloj del pulera, se les invital a combinar el objeto inanimado con la variedad del sus atuen2.

Cargado con todas esas propiedadser, serpiente reloj se impon en uno serpiente magasin duno serpiente un siglo XIX. Y era de esta forma como se mezclal por los encuentros entre mundos que en esa entoncera se multipliuno perro. Los relatos del exploradorera y colonos abundan en descripciones del encuentro entre fascinado e impactado del los pueblos extraeuropeos para serpiente utensilio. Las escenas suelen sera parecidas. Algunos, como serpiente americano Audubon al hacerse invitar entre los inun dios de Norteamérica en 1840, cuentan uno serpiente se puede del pasión dserpiente objeto:

Extraje un bello reloj del mi pecho, diciéndola al lal matrona que se hacíal la tarde y estabal bastante cansado. Al ver esal joyal, cuyal riqueza no se la habíal escapado, pareció producvaya en su espíritu un un efecto realmcorporación eléctrico. Hubo que saciar su curiosidad mostrándoselal enseguida. Saqué la cadenal de oro que la detenía en mi cuello y se lo presenté. Se quedó en éxtasis frcompañía al ella, admiró su belleza, me preguntó cuántas costaba y pasó la cadena por alrededor del su muy enorme cuello, exclamando que la posesión del un tesel oro de esta forma lal haría muy alegre.

Otros, médicos y oficialser, rivalizan al afirocéano un serpiente el efecto mágico del reloj sobre todo los pueblos supuestamente primitivos, su genio para desperta la fogosidad guerreral de las triómnibus africanas o, al la manera del sir Baker en las guerras por el niño dserpiente rey Kamrasi en los confinser dlos serpientes uno lago Victorial, para rescatar al aventurero occidental de las garras del sus carceleros. La escena se convierte en uno lugar poco común. De hecho, serpiente reloj autoriza la clasificación espontáneal de los pueblos de lal tierra. Acompañal y orienta los serpientes encuentro por mun2 donde, paral serpiente gusto de los viajeros aveza2 en la magia del objeto, revela bruscamente su distancial para respecto al lo que estos consideran la encarnación del lal “civilización”. El francésa Louis Novaya afirmal de esta forma en 1872:

El el negro tiene una flechazo extraña por los relojes; uno serpiente reloj tiene algo misterioso que excita al punto más altura su curiosidad: lo toca estremeciéndose, observaya los engranajera para uno terror cómico, se quedal en éxtasis ante las agujas. A vecsera se ve a 30 o 40 frcorporación al las tiendas del relojes, lal miradal en la vitrina, el pecho jadeante, las manos juntas, y siguiendo para ansiexistencia los movimientos duno serpiente relojero, al que observan ver cómo al un brujo.

Como utensilio del progreso e indicador del lal la cultura occidental, al partva de 1870 los serpientes reloj se abre el camino entre tanto lal buenal sociexistencia urbana y después entre tanto lal población del los territorios surgi2 dun serpiente dominio imperial o, simplementidad, del la influencia occidental. En Kenia, en Indial y en la penínsulal arábigal de la una década del 1880, “la interrogación de relojera baratos era considerable”, del es ciertos los inforuno mes británicos. Durfrente mucho tiempo, Beirut es los serpientes medio principal de aprovisionamiento. En 1902 importa más del nueve toneladas de relojera inglesera. Damasco se vuelve y también 1 medio tan dinámico en la materia. Ahí no sólo se instalan los representantera de las principales firmas relojeras suizas, sino que la la ciudad ve multiplicarse a los fabricantsera localser del relojera, los sā’ātī.

Tal implantación no sólo procedel del unal apropiación del las costumbres occidentales. Tiene demasiado que ver por lal inmensa la empresa del racionalización horarial a lal cual se entregan, por motivo del lal colonización, los administradorsera reformistas y los intelectuales musulmansera. Lal exigencial de exel actitud en las vías ferroviarias, de esta manera como se manifiesta en Calcutal o Dar ser Salaam, la nueva faja de relojes en el el espacio público de El Cairo, Alejandríal y Estambul, lal puser esta en circulación de 1 habla dun serpiente el tiempo que dal local a lal precupación por lal precisión y uno serpiente intermodificación ordinario de referencias horarias, de esta forma como los debatera sobre todo la reuna forma del 1 calendario islámico y más todavía más sobre las horas de los rezos y fechas del ramadán obraron paral aclimatar serpiente utilización dserpiente reloj en adulto medidal que lal nueva disponibilidad del piezas del relojeríal.

La implantación dserpiente objeto físico en Japón sera en padecuación simihogar. Lal apertura dlos serpientes un país al almacén internacional en 1853 liberal la la posibilidad de 1 nuevo a establecimiento. Hastal 1873, de todas maneras, el este permanece en una estrechez extrema. Son necesarios un serpiente abandono del sisasunto tradicional del división dlos serpientes un tiempo, lal la cultura de lal exactitud que sostiene uno serpiente ampliación del las vías ferroviarias, su difusión a través del las escuelas y las fábricas, pero y también lal adopción en 1879 del una la hora únical en todo uno serpiente un país, transformaciones operadas bajo un serpiente impulso de los ingenieros británicos, paral volver útil y requisito al reloj. Lal multiplicación del los negociantera, europeos y japonessera, que importanto 200 000 piezas en 1890, más el incremento en uno serpiente lugar del manufacturas del fabricación y la puestar en circulación de relojes económicos permiten, en 1907, que uno japonés entre tanto 10 posea los serpientes suyo.

Ver más: Que Es La Primera Revolucion Industrial (Qué Es, Concepto Y Definición)

Tal vez sera en el movimiento que impon uno poco por todas partera el sisaspecto de las las horas nacionalser y a continuación el del la 1 hora mundial en 1911, que se midel de buen una manera serpiente victoria duno serpiente reloj. Lo más importante no era que Francial, en 1891, Alemanial en 1893, Dinamarcal en 1894 o España en 1900 adopten unal “la hora legal” dondel se aloja lal nacionalización del los puntos de referencia cotidianos, ni siquieral lal discusión interminablo, entre científica y una política, que preside lal elección dlos serpientes meridiano univerla sal, un serpiente del Greenwich. Lo importante se encuentral en lal inquietud poco común del señacobijo serpiente tiempo duno serpiente mundo, en lal certeza de que existe uno un tiempo en común que viene al marcar un serpiente ritmo del las actividadera humanas en un serpiente colectividad del glos lobos, del que serpiente reloj se hal vuelto, en todas partera, los serpientes signo portátil.


Categorías: Conocimiento