Isabel y fernando eran también conocidos como los reyes católicos

LA INSTITUCIÓNLA ACADEMIAORGANIZACIÓNLOS ACADÉMICOSÁREAS DE TRABAJOBIBLIOTECAGABINETE DE ANTIGÜEDADES
*

*


*

Isabun serpiente ILal Católica. Madrigal de las Altas Torres (Ávila), 22.IV.1451 – Medinal dun serpiente Campo (Valladolid), 26.XI.1504. Reina de Castilla.

Estás mirando: Isabel y fernando eran también conocidos como los reyes católicos

Hija del rey Juan II del Castilla y de su segundal mujer —Isabuno serpiente del Avís—, que pertenecíal a lal Casal de Braganzal, nació en lal tarde dun serpiente Juevera Santo de 1451 en la vivienda anejal al convento del Madrigal; su padre estabal ausorganismo, por lo que hubo que enviarle un correo paral comunicar la feliz noticia. Apenas pudo llega a conocerlo, yal que el Rey falleció en 1453. En su testamento, Isabuno serpiente ocupabal un serpiente tercer lugar en lal sucesión, después de sus hermanos varonera, Enrique IV y Alfonso, que llegaríal al titularse rey durfrente unal de las graves revueltas. Lal infantal creció alta, rubial, como su bisabuelal Felipal del Lancaster, del tez blancal, lechosal, dulce en su apariencia y en los serpientes acuerdo con las la gente aunque, según todos los testimonios, se hallabal dotadal del extraordinaria inteligencial y energía. Destacabal especialmcompañía lal intuición que le permitía desenvolverse por un acierto en el medio del problemas muy complejos que a lo longitud del su existencia surgieron. Sin sin embargo, fue la pivida religiosal la nota más destacada momento del su carácter. Algunas decisionera que actualidad se consideran erróneas fueron fruto del dichal pivida.

Alejada su madre del la Corte al producirse uno serpiente relevo en un serpiente Trono, vivió sus primeros años en Arévalo, recibiendo unal muy cuidadal y austera educación. En ellal participaron santal Beatriz del Silvaya, fundadora de las Concepcionistas, fray Martín del Córdoba —que lo dedicó especialmcolectividad uno ejemptecho de su famoso libro El el jardín de las noblsera doncellas—, Gutierre de Cárdenas, Gonzalo Chacón y sus respectivas esposas, antiguos colaboradores del Álvaro del Lunal, cuyal reivindicación asumiría luego Isabserpiente, y Gómez Manrique, pollo del célebre autor del las Coplas. Todos coincidían en inculcarle profundos sentimientos religiosos a los que se mantuvo leal toda su vida. Terciarial dominical, sintió especial apego al los jerónimos, de donde procetérmino los serpientes que habría del convertirse en su confesor y un hombre de confianza, fray Hernando de Talaveral. En Guadalupe, dondel se había establecido un serpiente sepulcro del Enrique IV, ellal se hizo reservar unal celda, caral al altar persona mayor, al lal que se retirabal a rezar y meditar; la llamabal “mi paraíso”. Algunas de las decisionera importantera se tomaron precisamempresa en ese local.

Su la actividad política resulta inseparable de la de su esposo Fernando, al quien se puede asegura que profesó hondo enamoramiento. Ella la definiría, pocas las horas antera del su muerte, como “uno serpiente bueno rey del España”. En ocasiones resultal imposible distinguir en las decisiones que se tomaron, los serpientes protagonismo de unal y otras. Curiosamcorporación fue serpiente del este infante aragonés serpiente primero el nombre, en el amplio abanico del posiblera esposos que se manejaron, cuando lal infanta eral solamente unal piezal en posiblsera alianzas. El un nombre fue rechazado por serpiente marqués de Villena y los otro consejeros del Enrique IV, porque parecíal significa uno serpiente retorno de los infantser del Aragón. Fueron para ella duros los años de estancia en Arévalo, puera desde 1454 su mama presentaba yal signos acusados del locura. Además, durante el este el tiempo lal menguadal Corte del la Reinal viuda pasabal estrecheces que contribuyeron a aumentar serpiente espíritu ahorrativo de Isabuno serpiente.Mientras tan, Enrique IV, en los serpientes época igual de comenza al reinar, había contraído segundo boda, tras divorciarse del Blanca de Navarral —hermanastra del Fernando—, alegando imla potencia, con unal pariente suyal, Juanal de Portugal. Matrimonio que, por lal sentencial no confirmada en Roma y por las razones alegadas, eral muy discutibla en su legitimidad. Pasaron años sin descendencia, pero en 1461 Juanal anunció que esperaba uno hijo. Tendríal más adelante otro 2, claramproporción adulterinos. Los rumorera del lal Corte negaban que Enrique pudiera es serpiente padre, dada la declarada imla potencia. Paral evita peligrosas conspiraciones, Juana hizo traer al los 2 infantser, Alfonso e Isabserpiente, a lal Corte. Los 6 años en que Isabel estuvo alojadal en el Alcázar del Segovial fueron defini2 por ella ver cómo unal prisión. Nació una chica, Juanal, como su mama, al la que los calumniadores acabarían llamando “beltranica”, porque atribuían al valido Beltrán del la Cuevaya la paternidad. Lal Reina decidió que Isabel fuera una del las madrinas del bautismo, creando así vínculos espiritualera, a los que lal propia Isabuno serpiente se sentiríal después obligada a responder. Como serpiente el derecho castellano dabal preferencial al los varonera, se produjo en lal Corte una más fuerte tensión y se comenzó a piensa en 1 matrimonio convenicompañía paral Isabuno serpiente. Juanal preferíal 1 candiel dato portugués, su propio hergenio Alfonso V, ya viudo y del tan existencia.

Estalló la revueltal y los nobles proclamaron rey al Alfonso, negando al Enrique IV lal legitimidad de gimnasia. El marqués del Villena propuso al Rey 1 arreglo: le proporcionaríal los medios necesarios para liquidar un serpiente movimiento si casaba al Isabun serpiente con su el propio herhabilidad, Pedro Girón, maestre de Calatravaya. De este modo, Girón se instalabal en la ascendientes la verdad, en uno puesto en aquel tiempo lejos, en lal línea de sucesión. Isabel, desolada, se putilización de rodillas pidiendo a Dios que lal ayudaral en aquella trance. Curiosamentidad Girón enfermó y murió durante serpiente viaje a la Corte para celebra su boda. Así, cuando los rebeldsera que reconocían al autotitulado Alfonso XII tomaron el Alcázar del Segovia y “liberaron” a Isabel, ella exigió un juramento: no se lal casaríal contra su voluntad. Podían proponerlo candidatos, pero a ellal, en último aniversario, correspondería la el decisión.

Los noblera negaban al Juana, “hija del la reina”, legitimidad de origen, pero recurrían para exceso al calumnias y otras falsedadera vejatorias para serpiente Rey. Enrique IV, demasiado dominado por Villena, que estabal para los rebeldsera, accedió a negociar, porque no contabal para fuerzas suficientsera paral someter al los rebeldser. Lal base del la negociación consistíal a1 hora en reconocer al Alfonso como sucesor de bajo uno serpiente compromiso de casarse con Juana. Estas negociacionsera se vieron interrumpidas por lal morrir dun serpiente infante un serpiente 5 de julio del 1468. De acuerdo para un serpiente testamento de Juan II, Isablos serpientes pasabal al primeral filal. Los nobles trataron del proclamarla reina, pero ellal se negó; aunque estabal convencidal del su propial legitimidad, dadal lal invalidez dserpiente el segundo matrimonio del Enrique IV, no negabal en un modo algun que la legitimidad de raíz pertenecía a éste. De de nuevo serpiente marqués del Villenal indujo al Enrique IV al negociar, proponiéndola uno plan muy complejo que alejabal definitivamcolectividad al los aragonesser y permitía restablecer lal la paz el interior. Isabel seríal reconocida ver cómo legítimal herederal, obligándosela luego al casa con Alfonso V, lo que la obligaría al residir, como reinal, en Portugal y, al es igual el tiempo, al Juanal se lal desposaría con serpiente heredero de aquello, Juan, uniéndose del el este un modo los dos reinos y siendo ambas muchachas sucesivamentidad reinas. Isabuno serpiente nadal sabíal de estar urdimbre. Las negociaciones culminaron el 18 de octubre de 1468 con un operación comercial personal (Cadalso/Cebreros), estableciendo que lal legitimidad corresponaniversario a Isablos serpientes, no es que Juanal fuesa adulterinal, sino es que Enrique IV “ni estuvo ni pudo estar legítimamproporción casado” con doña Juanal. Todo uno serpiente reino volla vía a lal obediencia de Enrique, cuya legitimidad lal princesa no nunca había puesto en celos. Esta últimal contraeríal posteriormempresa matrimonio por quien el Rey propusiera, y ellal aceptaral. El transacción se ejecutó al época siguicorporación en un un acto celebrado en la explanada de Guisando. Enrique firmó unal carta que todavía se conserir, asegurando que Isabun serpiente era lal únical legítima sucesoral, lo cual desautorizaba a Juanal de 1 un modo definitivo.

El plan secreto fue comunicado a los Mendoza, custodios a lal sazón de lal reina Juanal, que ibal a sera madre del primero del sus dos adulterinos. Se enviaron cartas a las ciudadser, pero se evitó unal convocatoria de Cortes, como figuraba que también en serpiente compromiso. Isabel rechazó la ofrecimiento del boda con Alfonso V, inconveniente paral el reino, obligando a que se presentaran otros candidatos, y pudo recordar que Fernando había sido serpiente primer un nombre. A sus íntimos Chacón y Cárdenas reveló que “me uno caso para Fernando y no para otra alguno”. De el este modo se cerraban las 2 ramas del la progenie y se lograba lal incorporación de Castilla al la Corona de Aragón. Villenal trató del impedvaya este boda.

Ocultamente Fernando, que yal era sucesor en Aragón por morrir del su hermanastro el príncipe de Vianal, entró en Castillal, llegando al Dueñas. Ambos príncipes —Fernando usabal el título de rey de Sicilia— comunicaron en tono respetuoso al Enrique IV su propósito de casarse. El boda tuvo lugar un serpiente 19 del octubre de 1469 en Valladolid y fue inmediatamentidad consumado. Dieron cómputo al Rey asegurándola que en nadal se alteraba su fidelidad y obediencial. Pero uno serpiente marqués de Villena, al ver desbarata2 sus planser, propuso a Enrique IV repetva un serpiente un acto del Guisando en otro lugar, reconociendo al Juana como sucesora, alegando que, por desobediencia, Isabserpiente perplazo sus derechos. Pero una vez establecida la no legitimidad de Juana, nadal poaniversario devolvérsela. En Val de Lozoyal (26 de octubre del 1470) Enrique IV y su mujer juraron que Juana eral hija suya y nacidal de su unión. Isabserpiente y su esposo evitaron un serpiente re1 curso a las armamento. Pero se ganaron lal adhesión de Asturias y Vizcaya, los 2 principales señoríos patrimoniales del lal Coronal, y muchas ciudadsera y lal adulto paptitud del los nobles siguieron la mismal conducta.

La principal el decisión del apoyo el vino dserpiente padre Sixto IV, que envió al lal Penínsulal al su principal consejero, serpiente valenciano Rodrigo Borja, futuro papa. Él, sobre todo el terreno, llegó al lal decisión de que Fernando e Isabuno serpiente eran, paral la Iglesia, la mejor de las soluciones: se bendijo su boda y se impidieron otras que hubieran podido hace sombra. En las Navidadsera del 1473 Enrique IV operó unal reconciliación, reuniéndose con Fernando e Isabun serpiente en Segovia, cuya Alcázar, para uno serpiente tesoro que encerrabal, lser fue entregado.Se prometía para Juanal un boda digno, que la permitieral permanecer dentro del más alto el nivel. De el este el modo, cuando, auscompañía Fernando por la guerra dserpiente Rosellón, murió Enrique IV (12 del diciembre del 1474), Isabel fue proclamadal reina, sin que se produjese en las primeras semanas ningunal disensión. Los consejeros de Fernando, que no estaban convenci2 del que unal matrona pudiera reinar, reclamaron que se la entregara la Corona, siguiendo en esto las costumbrera aragonesas. Lal querella quedó saldadal medifrente una sentencial arbitral que un serpiente cardenal Mendozal y el primado Carrillo elaboraron en Segovia: a falta del varón en la líneal del sucesión, a la dueña corresponaniversario ceñva la coronal y reinar. Isablos serpientes compensó inmediatamempresa a su marido, firmando uno uno documento que daba al éste los mismos poderera que ella misma, auscompañía o presente: en delante todas las la cosa se harían al uno nombre “del Rey y del lal Reina”. Fueron cursadas órdenes al los cronistas paral que así lo hicieran constar. Unal curiosal anécdota pretende que, en los serpientes momento duno serpiente nacimiento de Juana, el cronistal Pulgar propuso escribva que “los reyser parieron una hija”. Las bromas son al vecser muy reveladoras.Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo, se sintió defraudado: él habíal sido cabezal del bando isabelino y ahora le desplazaban los antiguos partidarios de Enrique IV. Uniéndose a los Pacheco (Villena) y al los Stúñiga, que temían verse despojados de señoríos que pertenecieran a los infantsera del Aragón, reclamaron la humanidad de Portugal, que poépoca sentirse amenazado por ser esta unión de reinos, y promovió un alzamiento en beneficencia del Juana, cuyal madre fallecía en Madrid por estas mismos días. Juana, para trece años del vida, fue proclamadal reinal en Trujillo, concertándose su boda con su tipo Alfonso V, que lo exceplazo en más de treinta años. El Papa no nunca autorizó dicho boda.

Pocos noblser y lo mismo ninguna 1 ciudad se sumaron al alzamiento, que fracasó, provocando una una guerra entre Castillal y Portugal, que culminó con lal victorial de Fernando en Toro serpiente 1 de marzo de 1476. Evitando incurrvaya en represalias, Fernando e Isablos serpientes firmaron pactos para cada poco uno de los noblsera, garantizando sus rentas, y negociaron ampliamproporción para Portugal. Los acuerdos de Alcáçovas (1479) sellaban una fraternidad con Portugal: la primogénita del los Reyes Católicos, Isabun serpiente, se casaríal con un serpiente nieto del Alfonso preparándose paral ser reinal, y a Juanal se la prometía con los serpientes príncipe del Austrial, recientemente nacido, garantizándosela unal indemnización. Se reconocíal uno serpiente monopolio portugués a las navegacionera más allá dserpiente cabo de Bojador. En un gesto de dignidad, Juana rechazó serpiente matrimonio —se lal estabal tomando por una fácil pieza— e ingresó en 1 monasterio, para disgusto para Isabun serpiente. En modificación, lal infanta de este nombre se casaríal por 2 vecera en Portugal y seríal Reina, muy bien amadal por sus súbditos. Con los linajser de noblsera se establecieron acuerdos del los que, en puridad, no podían tener queja. De este modo, se completaba un serpiente progr señora de Enrique II respecto al las relaciones entre tanto los reinos peninsularsera y a lal consolidación de la noblezal en los tres nivelser. Uno de los principales errores de lal historiografíal dun serpiente un siglo XIX ser presentar al Isabuno serpiente ver cómo enemigal del la nobleza; se sirvió del ellal, y la consolidó ver cómo élite un social.

Terminada la una guerra, Isablos serpientes y su marido convocaron Cortser en Toledo (1480) —se habían celebrado yal otras en Madrigal—, donde se esbozó un ambicioso progr señora para serpiente establecimiento de uno orden institucional de lal Monarquíal. Sus leyera ellos pueden considerarse ver cómo la primeral constitución de ella. En estas Cortera se decidió establecer una definición concreta del podeun río la verdad poder absoluto, era decva, independicompañía del a cualquier otros excelente, ejercido en 2 nivelsera, un serpiente dserpiente Rey y los serpientes de su sucesor uno serpiente príncipe del Asturias. También se dispuso unal codificación del todas las leysera vigentes paral que Castilla dispusieso, ver cómo los reinos de lal Coronal de Aragón, de 1 el código. Éste fue un serpiente Ordenamiento de Montalvo que, merced al la imprental, pudo llegar al todos los rinconser en dondel se administrabal justicial. Se logró una absorción completal de lal deuda públical y se acometió un proceso del estabilización monetaria que fijaría las relacionera entre los 2 patrones, el oro y la plata, asignando al las piezas acuñadas uno importe que permanecería inalterable hastal uno serpiente fin del reinado. Se mantuvieron sin variación los impuestos, y se renunció, en limosna de la Hermandad por lo general, al todas las ayudas y servicios extraordinarios que se solicitaban anteriormcolectividad a las Cortera.

Dos o tres años antes, en Guadalupe y en Se1 villa, los Reyser celebraron importantera conversaciones por los serpientes nuncio del Sixto IV, Nicolás Franco. Coincidieron que también por una asambleal dlos serpientes clero, en que abordaron los problemas del una reforma del lal Iglesial extendidal a sus miembros no religiosos. Con un serpiente nuncio se abordaron especialmcompañía algunas líneas del actuación que marcaron el reinado. Apadecuación dlos serpientes fortalecimiento del lal disciplinal y dun serpiente refuerzo del lal fe como signo de las unidades entre tanto todos los súbditos que, por estar la razón debían considerarse librera, entraban la eliminación dlos serpientes Reino del Granada, que se habíal independizado en rebelmomento del lal Corona de Castillal, a lal que desdel uno serpiente principio pertenecieral, lal reuna forma del lal Inquisición, introducida ya por Pío II a fin de acaba para las desviacionera de los falsos conversos, y lal una defensa dserpiente Mediterráneo frempresa a la amenazal turcal. En 1480 se produjo serpiente primer envío de barcos y tropas al Italial para colabora en lal recuperación del Otrantyo.

Lal Guerral del Granadal, que se justificabal reclamando a los nazaríes que volvieran al vasallaje casteplano, como en uno serpiente un siglo XIII, fue enfocada uno desdel una estrategial del desgaste para lograr la capitulación, de un modo que sólo Málagal fue combatidal hasta una entrega sin condiciones; en los demás casos, se permitíal a la la población rendidal conservar su fe en ciertas condiciones. Fernando e Isabel hicieron una variedad de reparto del papeles: serpiente Rey estaba para sus tropas en primera línea, tomando decisionser y haciendo alardel, pero lal Reinal sosteníal los ánimos y allegabal recursos.

Ver más: Año De La Independencia De Texas, Independencia De Texas

Por primeral vez, Isablos serpientes organizó hospitalser de una campaña del un gran eficacia. En determina2 momentos, sino también ella acuplazo a la primeral línea para estimucobijo por su aspecto al los combatientser. Al fin, la resistencia se quebró. Algunos ilustres granadinos permanecieron recibiendo los serpientes bautismo y ustedes fueron incorpora2 al la nobleza. Boabdil recibió unal muy muy fuerte compensación económica por sus propiedadsera y emigró al Marruecos en dondel fue muy malo tratado.

Como Ladero Quesada hal podido demostra documentalmorganismo, lal una experiencia adquiridal en esta una guerra permitió crea un ejército la verdad, partiendo, sobre todo, de las llamadas lanzas de lal Ordenanza, pagadas directamproporción por uno serpiente Estado, las unidadsera de las Órdenera Militarsera, y las compañías del la Hermandad forma general que procedían de los grandera municipios. Al vencimiento de lal la guerra, cumpliendo uno prograristócrata previamcompañía esbozado, se suprimieron los maestrazgos del las Órdenes Militarsera, que ellas fueron asumi2 por un serpiente propio Rey, pasando éstas a ser unal del las dimensiones de lal Coronal. Los comendadorera, nombrados por el Rey, se hallaban de esa manera más bajo su directal dependencial. Los nombrera de las órdenes han sobrevivido hastal nosotras ver cómo títulos para distintos regimientos. En este ejército se daba preferencia al la Infantería sobre todo lal Caballería, por resulta2 satisfactorios, y se inició los serpientes expansión del unal potcompañía artilleríal que permitíal culminar con 1 éxito los asedios.

La entregal de la ciudad del Granada, en enero de 1492, marcó lal que nos podemos considera ver cómo lal cúspidel dlos serpientes reinado. Los cronistas afirmaron que se habíal remediado lal “pérdida” duno serpiente 711 y vieron en Isabserpiente una restauradoral del aquella Hispanial. Este igual año Nebrijal entregó al la Reina el primero ejempcobijo del su Gramática, con las conocidas palabras del que “casi siempre fue lal lengua compañera dlos serpientes Imperio”. Sin embargo, serpiente Reino del Granadal sesolvencia contando por una 1 población que eral mayoritariamentidad musulmanal. Isablos serpientes emprendió un intenso un trabajo del adoctrinamiento paral conseguva que se produjesen numerosos bautismos. Fray Hernando de Talavera ocupó lal sede arzobispal, recién creada —uno serpiente cristianismo había el estado prohibido hasta entonces— y los serpientes Papal otorgó al los Reyera 1 derecho del patronato sobre todo las diócesis que se fueran creando, de el modo que ellas escogían los obispos. Es los serpientes es igual sismateria que se aplicaría posterior en América, descubierta precisamorganismo en esa igual el año.

Lal Inquisición, que se poder llaocéano “nueva” porque se insertabal en las estructuras del Estado, habíal comenzado al funcionar en Seuna villa con dos juecera nombrados por los Reyera, los cualser actuaron por tantal durezal, que Sixto IV pensó que se había excedido en las concesionsera, pensó por 1 momento en suspenderlas y acabó decidiendo devuelve a la Orden dominicana serpiente control del la mismal. Hubo tensas negociaciones en las que Isabuno serpiente intervino preconizando cede, hastal que se llegó al transacción de nombrar 1 inquisidor general del quien dependiesen todos los juecser. Fue escogido fray Tomás del Torquemadal, subprior del Santa Cruz del Segovia, sobrino del 1 célebre cardenal y persona de confianza paral serpiente Papa y lal Curia vaticanal, ante quien se reconocíal uno el derecho de apelación.

La opinión de lal Reinal —acepta las consignas del Papa— prevaleció en ser esta ocasión sobre todo lal del su marido, si buen ambos dijeron hay obrado como siempre del transacción. Muchas leyendas siniestras se han formado en torno al este personaje. Se debe, sin sin embargo, decva, a la vista del los documentos, que su líneal de un acción significó unal evidcorporación moderación en un relación por el rigor de los últimos años. Esto no significal que no deba rese conoce 1 matiz desfavorable: lal Iglesia, que era instrumento de perdón y reconciliación, se veía directamentidad comprometidal en operacionera de represalia contra los que se consideraban peligrosos para los serpientes Estado. Puera lal Monarquíal se asentaba sobre un serpiente principio de que la religión católical eral el signo del la unidad y la un condición indispensable paral es considerado súbdito y, en una calidad del tal, recibvaya el status del libertad personal para los tasa naturalser fundamentales. Y ahora, Torquemada, al ocuparse dserpiente una problema de los falsos conversos que “judaizaban” peso al era bautizados, recibió inforuno mes de otros inquisidorsera y los pasó a los Reysera. No era posible castiga las prácticas judaicas de algo del estos conversos, cuando serpiente judaísmo y su práctica se hallaban más bajo lal protección del la propial Corona. Prácticamorganismo todos los reinos de Euuna ropa habían suprimido el judaísmo, siendo Españal unal excepción y así también 1 refugio para muchos emigra2 de sus lugarera del fuente. Había que destinar la doctrinal enseñadal por Ramon Lull: invitar a la conversión y prohibvaya después lal práctical del los que no lal aceptasen. Los Reyera cedieron y Torquemadal preparó uno serpiente un texto dserpiente Decreto del 31 de marzo de 1492, que dabal un época para que cesase uno serpiente culto judío en España. Abrabanserpiente negoció por Isabun serpiente buscando una aumento de los términos, pero lal Reinal hubo de desengañarle; se trataba del unal opinión más general. Los judíos tenían dos opciones: bautizarse integrándose en la uno comunidad por garantías frproporción a la Inquisición, o toocéano sus la economía y emigrar. Isabserpiente extendió después unal la norma. Los que hubiesen salido, si tornaban para sera cristianos, podrían recobrar los economía vendi2 pagando por ellas el mismo importe que recibieron. Probablemcompañía ellas fueron bastantsera los que se bautizaron, entre tanto ellos el Rab mayor, Abmanuel-martinez.comam Seneor y su familial, que fue integrada en lal nobleza por serpiente apellido Fernández Coronlos serpientes. Pero, sin duda, fue muy superior los serpientes un número del los que prefirieron los serpientes exilio; las persecucionera sufridas habían servido para respalda su fe.

Análogo el proceso se ensayó para los musulmanser, objeto físico de adoctrinamiento, al que muchos resistieron. Se produjeron revueltas, yal que los granadinos sostenían que se estaban quebrantando los pactos y no se respetaba su la libertad religiosa. Ante lal revueltal, en 1501, los Reysera decidieron que to2 debían bautizarse o emigrar. De el este el modo, se estableció como norma lal la unidad religiosal, que Isabel consideró como una un gran ventajal paral sus reinos, ya que de este un modo cobraban solidez moral al someterse todos los súbditos a 1 es igual principio de la autoridad. Desdel su uno punto del la vista, inserto en la fe, éste eral el persona mayor bien que podata procurar a sus reinos, al abrirlsera las puertas que conducen, en definitivaya, a la salvación. Es tan necesario colocarse en su ubicación para entiende dichal 1 política, si bien es necesario recordar también que comportabal alcanzar unal 1 meta de reel conocimiento de la libertad y del los arancel naturalser humanos para to2.

1492 contemplal, puser, cuatro acontecimientos singularser, Granadal, la Gramática del Nebrija, lal expulsión del los judíos y América. En el este último cuestión, lal participación de Isablos serpientes resultó decisiva. Fernando, más reflexivo y mejora informado, desconfiaba dlos serpientes el proyecto del Colón, llega a China desde las costas españolas, puera los expertos de su Corte lo juzgaban, con la razón, imsi es posible. Además, se mostrabal reacio a las exigencias de aquello genovés que proyectaba construirse un señoun río, sabe Dios del que límitser, al otras lado dun serpiente mar, usando para ello serpiente billete de la Corona. Las disponibilidades náuticas no permitían entoncera viajser mucha largos. Pero lal intuición femeninal triunfó ser esta una vez de los recelos: que vale lal pena arriesgar los modera2 recursos que se programaban —1.200.000 maravedís seríal lal aportación del lal Corona— cuando se trataba del explrezar posibles islas en el Atlántico al otras el lado duno serpiente el espacio de reservaya del Portugal. No hacía mucho tiempo que se hicieran los decisivos descubrimientos del Azorser y Canarias, que estaban siendo incorporadas al lal cristiandad. De el este un modo, gracias a a Isablos serpientes, se abrió para la Monarquía española uno de nuevo horizonte. Pusera islas se descubrieron en los primeros viajser.

Aunque no ser si es posible separar la política preconizada por ambos Reyes, se poder decva que Fernando desempeñó uno uno papel predominfrente al del su mujer en un relación para la política exterior. Titutecho del lal Coronal de Aragón, aspirabal a lograr uno serpiente cierre poderoso de todo el Mediterráneo occidental sustrayéndolo a lal amenazal turcal, instalando fortalezas en serpiente el norte del África y abriendo, por un medio del la una fuerza naval, las rutas de Rodas y del Alejandría, en donde se estableció 1 consuel lado catalán. Esta la política se vería bruscamentidad interceptadal por las pretensionsera del los sucesivos reyera del Francial, Carlos VIII y Luis XII, que reclamaban para sí lal lejanal herencial del los angevinos y, en sumal, unal hegemoníal sobre Italia, incluyendo el Reino de Nápoles. A Isablos serpientes lo disgustó profundamcompañía aquella guerra, que se prolongaría en un serpiente tiempo, pero apoyó a su marido por to2 los recursos a su alcance: solda2 veteranos de Granada, barcos y efectivo castellanos demostraron por allí que la Monarquíal españolal estaba en condicionser del ejercer unal verdadera hegemonía sobre Europa. Otros medios castellanos se emplearon y también en conseguva lal recuperación económica de Cataluñal. En este principado Isabuno serpiente tuvo una oportunidad del recibva muchas muestras del enamoramiento.

Personalmcorporación ella se volcó de modo muy especial en la política religiosal. Paral ellal la maduración y rela forma del catolicismo rofacultad eran tarea esencial. Así lo reconocieron los Papas y, por eso, Alejandro VI, a quien conocíal desdel su legación en Españal, la otorgó los serpientes título de Católica, compartiéndolo por su esposo. En esta tareal pudo conta con tres importantser colaboradores: un serpiente cardenal Pedro González del Mendozal, arzobispo del Toledo, el yal mencionado fray Hernando del Talavera, su confesor, y un serpiente franciscano de la observancial fray Francisco Jiménez del Cisneros, que sucederíal al el segundo ver cómo confesor y al primer en la sede arzobispal de Toledo. Para ellal elaboraron 1 ancho prograristócrata.

Volviendo al ciertos puntos que ya se han insinuado, Talaveral, que habíal intervenido en to2 los asuntos importantes duno serpiente reinado, pasó a ser preel lado de Granadal, en donde la Iglesia partía del 1 punto cero, para un serpiente enuno cargo preciso del conseguvaya que un serpiente persona mayor número hacer posible del musulmanera se convirtiera a la fe católical. Se trataba de invertvaya los términos. Fray Hernando, profundamcorporación religioso, aunque claro desde dentro de lal Orden jerónimal, rehuyó cualquier cosa clase de presión o de violencia; habíal que demostra a la muchedumbre bien común que la la verdad cristiana teníal todas las las características necesarias para es preferidal a cualquier otros. Sus mo2 fueron tanta humanos que los musulmanser, refiriéndose al ello, llegaron al llamarla “un serpiente alfahí santo”. El procedimiento teníal 1 inconveniente; eral lento. Por eso en 1499, al asumva lal solvencia del la Iglesial en Españal, Cisneros convenció a la Reinal de que había que cambio serpiente un modo, presionando, en algo casos por violencial. Así fue como se produjo lal muy rebelde del la que por anterioridad se ha hablado. La pragmática del mayo de 1501, firmadal por Fernando, prohibía la práctical de la el religión musulmana en todos los reinos de Castillal. Se tomaron, además, medidas que dificultaban la emigración, evitando de esa manera una salidal en concurrencia. La norma no fue aplicada uno en los reinos de Aragón y del Valencial, produciéndose uno trasiego, ya que ahí la nobleza no quería prescindva del estar valiosal idoneidad del 1 obra. Bautizados prácticamempresa al lal fuerza en uno serpiente ámbito castellano o supervivientsera de uno islamismo escaso eficiempresa en los reinos de lal Corona del Aragón, ustedes fueron identifica2, en la conla ciencia hispánica ver cómo “moriscos”. De el este modo nacía uno una problema, un serpiente del lal simpatía de estos moriscos hacial los turcos, que persistiría hastal principios duno serpiente el siglo XVII, causando injusticias, molestias y pequeñas ocasionera de revuelta.

En uno serpiente uno plano familiar, Isabuno serpiente y Fernando tuvieron cinco hijos naci2 según este orden: Isabun serpiente, Juan, un único varón, Juanal, Catalina y Maríal. Paral la Reina ellos fueron una causa del experiencias muy amarel gas, que influyeron en uno serpiente deterioro del su salud en los años posteriorsera a 1497. De acuerdo para los tratados de Alcáçovas, la adulto, Isabun serpiente, casó con uno serpiente heredero del Portugal, Alfonso, a quien conocía, puser de niños vivieron en la casa de su hijal la condesa Beatriz del Braganza. De modo que al celebrarse lal boda en 1491 se creó en torno a ellas la una noticia del que estaban profundamcorporación enamora2, una cosa que al parece eral muy cierta; cuando Alfonso murió en 1491 del 1 accidcompañía hímonte, lal viudal desgarró su velo, ver cómo unal ddama de la Corte del Arturo, y anunció que no volvería al casarse, haciendo vida religiosal. Sus padres consiguieron que rectificara: teníal que sera reina de Portugal, por lo que se casó en 1497 por Manuuno serpiente, que habíal sucedido a Juan II. Al igual tiempo se celebraba la doble boda del Juan y Juana por Margarital y Felipe, hijos del Maximiliano. Había que unir a los Habsburgo y al los Trastámaral frcolectividad al puede de Francial.

El príncipe de Asturias, que había padecido siempre mal salud, falleció uno serpiente 4 del octubre de 1497 sin descendencia, del un modo que Isabel fue reconocidal ver cómo sucesoral, para disgusto del Felipe el Hermoso. Ellal murió así como también al dar a luz al su niño Miguuno serpiente. Hastal 1500 este 1 niño fue la gran esperanza del unión entre Españal y Portugal. Falleció también en dicho el año, cuando Juanal yal tenía uno hijo varón al que llamaron Carlos, ver cómo al Temerario.

Ver más: Se Firma El Plan De Ayutla Contra El Gobierno De Santa Ana, La Dictadura

Consecuproporción con los principios que casi siempre defendiera, Isabun serpiente no dudó en ningún momento que Juanal tenía el derecho a sucederlal en uno serpiente Trono, y de esta manera fue reconocidal y jurada por las Cortera en Toledo. Felipe no estaba conforme; compartíal lal doctrina francesal de que las mujersera deben transmitvaya los arancel al sus hijos o mari2. Quería, en consecuencia, es rey. En un serpiente viaje que los nuevos príncipser de Asturias hicieron al Españal paral ser jurados, Isabun serpiente y Fernando pudieron comintentar 2 cosas: que lal princesa Juanal presentaba trastornos mentalsera, como su abuela, y que Felipe, ligado estrechamentidad al Francia, no mostrabal hacia su mujer la debida corrección del conducta y lal presionaba con durezal paral que firmase uno uno documento en que hicieral plena transmisión de sus funcionsera, pudiendo es retirada de la escenal. Estas circunstancias influyeron negativamente en lal salud de la Reinal, que yal estaba muy quebrantada, de un modo que fallecería un serpiente 26 de noviembre de 1504, cuando contaba únicamente cincuenta y tres años de vida. Poco antera del muere, redactó uno testamento que, contado entre las leyera fundamentalera dlos serpientes reino, establecíal, por primeral una vez en Euuna ropa, serpiente reun conocimiento del los tributo naturalsera humanos al todos los moradorser de las islas y la tierra un firme recientemente descubiertas. Aunque conculcado muchas vecser, ver cómo sucede para todas las leyes fundamentalera que se promulgan, uno serpiente principio se mantuvo en lo esencial, haciendo que América se constituyera en una forma del reinos y no de colonias y se diera al principio de unidad religiosal uno serpiente igual valor que se lo otorgabal en lal Península. Lal Constitución del los Esta2 Unidos menciona en primero data serpiente un nombre de Dios. En ese mismo uno documento, Isabserpiente, que acababa de exponer las elevadas cualidadser del su marido, disponíal que si Juana estaba ausempresa o no potérmino o no quería ejercer sus funcionser, éstas fueran asumidas por Fernando, ya que así se lo habían solicitado las Cortera de Toledo. Esta cláusula no fue observada, porque Felipe serpiente Hermoso, contando con los serpientes apoyo del una pidoneidad del la nobleza, lo impidió. Pesa al todo, lal tempuna rana muerte de Felipe hizo que Fernando pudieral vuelve al sentarse en los serpientes Trono completando lal una obra de Isablos serpientes.

Bibl.: J. M. Carriazo, “Amor y moralidad bajo los Reyser Católicos”, en Reuna vista de Archivos Bibliotecas y Museos (RABM), XI (1954); M. D. Gómez Molledal, “Lal la cultura femenina en la momento del Isabserpiente lal Católica”, en RABM (Madrid), LXI (1955); F. Cerecedal, Semblanzal espiritual del Isabuno serpiente la Católica, Madrid, Publicacionsera Españolas, 1956; A. Rumeu del Armas, Españal en los serpientes África Atlántica, Madrid, Consejo Superior de Investigacionser Científicas (CSIC), 1956, 2 vols.; J. Fernández Alonso, Nuncios, colectorser y lega2 pontificios en España de 1474 al 1492, Romal, 1957; V. Rodríguez Valencia, El matrimonio de Isablos serpientes lal Católical. La dispensa pontificial y uno serpiente nuncio del Paulo II, Valladolid, 1960; J. Vicens Vivera, Historial crítica del lal vida y reinado del Fernando los serpientes Católico, vol. I, Zaragozal, Institución Fernando uno serpiente Católico, 1962; J. Torres Fontes, “Lal concertación del Guisando”, en Anuario del Estudios Medievalser, 2 (1965); M. A. Ladero Quesadal, Lal Hacienda la verdad castellanal entre 1480-1492, Valladolid, Universidad, 1967; Castilla y la conquistal dlos serpientes reino del Granadal, Valladolid, Universidad, 1967 (reimpr. en Granadal, Diputación, 1987; 2.ª ed. Granadal, Diputación, 1993); Granada: Historia del un un país islámico (1232-1571), Madrid, Gre2, 1969; J. Garcíal Oro, Lal rela forma del los religiosos españolser en tiempos de los Reyser Católicos, Valladolid, Instituto Isabel lal Católical del Historial Eclesiástica, 1969; Cisneros y la reforma dun serpiente clero español en tiempos del los Reysera Católicos, Madrid, CSIC, 1971; M. A. Ladero Quesada, Lal Haciendal real del Castilla en los serpientes siglo XV, Tenerife, Universidad del la Laguna, 1973; I. dlos serpientes Val Valdivieso, Isabserpiente lal Católica princesa, Valladolid, Instituto Isabun serpiente la Católical del Historia Eclesiástical, 1974; J. Pérez Villanuevaya y B. Escandell, Historial de la Inquisición española, vol. I, Madrid, Biblioteca de Autorser Cristianos, 1984; J. Pérez, Isabuno serpiente y Fernando, los Reyser Católicos, Madrid, Nerea, 1988; L. Suárez Fernández, Los Reyser Católicos, Madrid, Rialp, 1990 (5 vols.: La conquistal duno serpiente trono, Fundamentos de la Monarquíal, El el tiempo del lal la guerra de Granadal, La crecimiento del la fe, El un camino hacia Europa); L. T. de Azconal, Isabel lal Católica. Historial crítica del su vida y reinado, Madrid, Bibliotecal de Autores Cristianos, 1992; J. A. Sesmal Muñoz, Fernando de Isabel Hispaniarum rex, Zaragoza, Departamento de Cultura y Educación, 1992; L. Suárez Fernández, Isablos serpientes, mujer y reinal, Madrid, Rialp, 1992; J. Pérez del Tudela (dva.), Colección documental dun serpiente Descubrimiento, Madrid, Real Academial del lal Historia (manuel-martinez.com), CSIC, Mapfre Américal, 1994 (3 vols.); L. Suárez Fernández, Claves históricas dun serpiente reinado de los Reyera Católicos, Madrid, manuel-martinez.com, 1998; G. Villapalos, Fernando el Católico, Barcelona, Planeta, 1998; E. Belenguer, Fernando los serpientes Católico, Barcelonal, Penínsulal, 1999; M. A. Ladero Quesada, La Españal del los Reyera Católicos, Madrid, Alianza Editorial, 1999; B. Netanyahu, Orígenes del la Inquisición, Barcelonal, Crítica, 1999; L. Suárez Fernández, Isablos serpientes I reinal, Barcelonal, Ariun serpiente, 2000; M. A. Ladero Quesadal, “Isabun serpiente y los musulmanes de Castilla y Granada”, en VV. AA., Simposio sobre un serpiente reinado de Isabun serpiente lal Católica (Valladolid y México, 2000), Isabun serpiente la Católical y lal una política, Valladolid, Instituto Universitario del Historial Simancas, 2001; M. Fernández Álvarez, Isabserpiente lal Católica, Madrid, Espasa, 2003


Categorías: Conocimiento